Tiempo estimado de lectura de 3 a 4 minutos

Humillada en el parque
Escrito por Nenapeke

Siempre sabes cómo hacerme sentir perra y humillada, esta vez no ha sido la excepción.
Me mandas que escriba “perra” en el culo, y aunque siento que se veía mal ya que cuesta mucho escribirme en el puto culo yo solita, me puse la ropa que me ordenaste: una falda muy corta azul, y una blusa escotada, sin bragas ni tanga, eso, dice mi Amo es para las señoras, las putas no usamos eso, nuestro coño va al aire…

Después con un marcador rojo me puse Puta encima de mi coño. Después me insultaste y me dijiste que era lo que debía hacer, salí de mi casa así, me dirigí al parque, antes de salir me dijiste que cogiera una tanga y la llevara en mi mano y me pasera con ella…por un par de manzanas lleve la tanga en la mano… en una esquina decidí seguir con las ordenes y puse la tanga a la altura de las rodillas y seguí caminando tratando de verme despreocupada, aunque ya me sentía el rostro caliente, y el coño empezando a ponerse mojadito.

Me encontré de frente a por los menos 4 hombres que se me quedaban viendo de los cuales por lo menos 3 me sonrieron y a pesar de que no los podía ver una vez que los pasaba estoy más que segura de que volteaban a ver mi culo y la tanga a media pierna
Al llegar al parque había menos gente de la esperada por lo que pude respirar un poco y prepararme, fui hasta una parte que tiene una baranda y un jardín con flores y ahí me recosté a ver las flores con los brazos en la baranda y me incline al frente a sabiendas de que la tanga caería al suelo y de que además la falda se subiría dejando ver mi culo “perra”

Y así me coloque a humillarme. Sé que varias personas pasaron detrás mío y de seguro me vieron el culo con la palabra perra escrita. Me sentía muy caliente. La siguiente tarea no dejaría dudas de que estaba ahí para humillarme así que me agache tome la tanga y me la puse en la cara como una máscara con la parte delgada que va en el culo sobre mi cara, 2 hombres que me vieron hacer eso empezaron a reír, y no me quedo más que empezar a caminar así en los alrededores. Trataba de actuar normal y me sentía muy humillada al toparme personas de frente que reaccionaban con sorpresa, algunas no entendían que llevaba en la cara, otras más que todo chicas me hicieron cara de asco.

Así pase unos 10 min y pase a la parte final del paseo, me senté en un banco y en vez de llevar la tanga en la cara la coloque en mi boca sosteniéndola de una tira para que se notara que era ropa interior, de manera cómo las perras sostienen las cosas con el hocico, y después abrí bien las piernas dejando ver mi puto coño que estaba muy mojado, otra ola de sensaciones encontradas me recorrieron al hacer esto, primero excitación por lo que hacía, humillación por estarme exhibiendo descaradamente, orgullo de obedecer a mi amo, deseo de cada día ser más perra,… la gente que pasaba tenia también reacciones mezcladas desde sonrisa en la mayoría de hombres que me veían, vergüenza ajena en la mayoría de las mujeres, y alguno que otro que opto por ignorarme

Sentía ganas de que los que me ignoraban más bien me prestaran atención aunque igual seguía sintiendo el deseo de humillarme así por mi amo. Después de eso con la tanga en la mano regrese a casa, apenas entre en casa me puse otra vez la tanga en la boca me pasee de 4 patas por mi habitación me tire al suelo en un rincón y me masturbe hasta quedar exhausta.

Gracias mi amo por humillarme y someterme y por ponerme en mi lugar


Licencia de Creative Commons

Humillada en el parque es un relato escrito por Nenapeke publicado el 18-05-2021 16:38:01 y bajo licencia de Creative Commons.

Ver todos los relatos de Nenapeke

 

 

30 No me gusta0
Escribir un comentario

MÁS RELATOS

 En la terraza del hotel
 Escrito por Angelika Jones

 Cape, su mami y la perversa abuelita
 Escrito por malvado diplomatico

 El viaje de Lucia (2)
 Escrito por Nenapeke

 Culos enrojecidos II
 Escrito por Erothica90