Tiempo estimado de lectura de 4 a 5 minutos

Romanticismo del BDSM
Escrito por Dark Black

Una habitación, decorada con buen gusto con muebles suaves, un salón cómodo, sillones grandes y suaves, una cama grande con sábanas de satén blanco en una esquina, en la otra esquina hay juguetes colgados en la pared detrás de una cortina de encaje. Puede distinguir una variedad de pañuelos de seda, cuerdas, esposas, correas de cuero, abrazaderas, una mordaza.

"¿Disfrutaste la cena mi amor?" Pregunto mientras sientes ese movimiento entre tus muslos, emocionado por la idea de estar en mi posesión esta noche.
"La cena estuvo encantadora, gracias"

Me notas mirando tus pechos a través de tu blusa blanca y transparente, esto hace que tus pezones se endurezcan instintivamente, te duele que los toque.

"Nada más que lo mejor para ti, mi amor", mi mirada recorrió la longitud de tu cuerpo.
Nuestros ojos se bloquean mientras camino hacia la silla junto a la ventana. Sigues mis ojos hasta que me siento frente a ti y luego digo "Desvístete".

Tu mirada permanece en mí mientras comienzas a quitarte la ropa, lenta y deliberadamente.
La piel blanca aparece a la vista cuando te quitas la blusa, tus senos se balancean ligeramente por tus movimientos.
La condición de sus pezones lo delata. Firme y duro, es evidente que estás reaccionando a nuestro pequeño juego.

Te inclinas empujando tu falda hacia abajo sobre tus caderas dejándola caer al piso. Estás desnudo a excepción de tus zapatos y medias sedosas blancas hasta el muslo
Hago un movimiento giratorio con una mano y tú giras lentamente hacia mí como si estuvieras en exhibición.
Cuando haya hecho una revolución completa, le hago un gesto para que se acerque a mí. Pasas por encima de tu falda y te mueves a tu alcance, manteniéndote inmóvil directamente frente a mí.
Muevo mi mano sobre tu cuerpo, tocando tu estómago, pellizcando tus pezones, deslizándolos entre tus muslos.

"Estás muy húmeda mi amor"
"Es tu toque el que lo hace, quiero ser tuyo para poseer"

Sonrío con aprobación, admirando mi juguete. Me pongo de pie y recupero un par de puños de cuero suave, pongo tus delgadas muñecas detrás de la espalda antes de asegurarlas con fuerza.
Toco el interior de cada uno de tus muslos con el dorso de mis manos y tú respondes abriendo tu postura.

"Ábrete para mí amor. Déjame ver el color rosado de tus encantos ocultos. Sospecho que estás muy húmedo", le digo.

Extiendes más tus muslos, puedo ver tus labios internos y el brillo del rocío acumulándose en la base de tus pétalos. Gimes de placer y me duele que te toque el coño.
Te llevo suavemente con las muñecas atadas a la cama y te coloco boca arriba. Con un movimiento fluido, te quito los puños, dándote solo un segundo de libertad antes de sujetar las muñecas por encima de la cabeza, asegurando los puños de cuero a una cadena.
Tus dedos juegan con la frialdad de las cadenas mientras te vendo los ojos.
Rodeo tus tobillos con cuero grueso y suave y los ato a cadenas aseguradas a ambos lados de la cama, forzando tus piernas a abrirse y exponiendo tu humedad, haciéndote vulnerable.

Es ahora que te das cuenta de que estás completamente desnudo e indefenso, mío para hacer lo que me plazca, esto hace que tu cuerpo se retuerza de placer en la cama.
"Silencio mi amor, quiero que reprimas tu emoción hasta que te permita liberarla"
Inserto una mordaza de tela grande en tu boca y la ato con fuerza detrás de tu cabeza.
Empiezas a retorcerte y luchar contra las ataduras con locura, pero sin éxito. Te he asegurado firmemente. Me aparto y miro mientras luchas sobre las sábanas de satén con una sensación de miedo y excitación.
"Eres tan encantadora y hermosa" le digo "Eres mía para hacer lo que me plazca, lo disfrutarás mi amor"
Noté que sus pezones se volvían muy erectos, el brillo del sudor mientras su pecho se agitaba debido a sus respiraciones de excitación cada vez más rápidas.
Noto cada dedo mientras tus manos se retuercen en los puños de cuero, buscando en vano un escape. Tus piernas se abren de par en par dejando tu humedad abierta e impotente.
Puedo ver los labios de tu vagina, relucientes y húmedos, asomando entre los suaves pliegues de tu región más íntima.
Enredo una cuerda alrededor de tus senos, dando vueltas y vueltas a cada uno, haciendo que se pongan tensos, tirando contra las cuerdas.
Desatando la mordaza de tela... te dejo hablar

"Tócame por favor" te quejas

Tu cuerpo se esfuerza por tus ataduras mientras mis manos recorren tus hombros pasando por tus senos, deteniéndome solo el tiempo suficiente para darle a cada pezón una suave provocación lenta, despertándolos.
Coloco una pequeña pinza acolchada en cada pezón, se fijan con la presión suficiente para excitar tus pechos y hacer que tu coño hormiguee por las delicias eróticas de los artilugios.
Sientes que me arrodillo entre tus piernas abiertas y le doy a cada uno de los muslos un suave beso.
Noto tu pasión y con una cariñosa sonrisa me convierto en tu salvadora. Coloco mi lengua contra tu coño y procedo a lamer lentamente tu clítoris.

"Quiero que vengas ahora"

Tu cuerpo sufre espasmos en el orgasmo cuando inserto dos dedos en tu coño, mientras aprieto tu clítoris suavemente entre mis dientes.
Veo que te retuerces de placer orgásmico, muñecas, tobillos y pechos atados... aún con los ojos vendados.
Me siento a horcajadas sobre ti y guío tu boca hacia mi polla, llena y pesada frente a ti. Deslizando tus suaves labios alrededor de mi hinchada cabeza, sientes mis caderas girando suavemente hacia ti, empujando mi endurecida longitud profundamente en tu boca.

"Muy bien mi amor"

Empiezo a bombear profundamente en tu boca, sintiendo tus cálidos labios y tú lengua rodear mi polla, lamiendo, chupando y saboreándome. Agarrando tu cabello con mis manos, me obligo a meterme más profundamente en tu boca, follando tus labios calientes y húmedos mientras veo tus muñecas atadas contra las esposas de cuero.
Me detengo, queriendo poseer cada parte de tu cuerpo y moverme entre tus piernas atadas.

"Oh por favor" te quejas
"Por favor, ¿qué Stella?" yo digo
"Por favor fóllame" te quejas

Gimiendo cuando mi polla comienza a frotarse contra tu humedad antes de estrellarte contra ti con un movimiento suave, empujándote en la cama.
La sensación de mi grosor invadiendo tu estrecho coño te hace retroceder en tus ataduras
Golpeándote y follándote con tanta fuerza, reclamándote como mía
Tus paredes internas aprietan mi polla mientras continúo empujándote con fuerza. Convulsas una y otra vez cuando me meto en lo más profundo de ti.
Descanso encima de ti por un rato... nuestra respiración se ralentiza...

"Eres maravillosa" digo
"Cómo me encanta ser tuyo", susurras.


Licencia de Creative Commons

Romanticismo del BDSM es un relato escrito por Dark Black publicado el 29-06-2021 20:13:35 y bajo licencia de Creative Commons.

Ver todos los relatos de Dark Black

 

 

44 No me gusta1
Comentarios  
Gerard
+1 #1 Gerard 30-06-2021 21:41
si es romántico ciertamente
PARTICIPA!! Escribe tu opinión

MÁS RELATOS

 Gracias por el regalo Amo
 Escrito por Angelika Jones

 Satisfacción
 Escrito por Lourdes

 El encuentro
 Escrito por Nina Sharp

 Forzada en la playa
 Escrito por Nenapeke



   ACCESO USUARIOS

   
   
   
   BÚSQUEDA AVANZADA