Tiempo estimado de lectura de 3 a 4 minutos

EL TENIENTE II (Epílogo)
Escrito por Lena

2041

Siempre llegaba sin previo aviso, siempre los viernes, avanzada la tarde y ella se entregaba a él con pasión lujuriosa, sin importarle, más bien al contrario, las humillaciones verbales de que era objeto. Imaginaba que lo hacía así para encontrarla sola, aunque inevitablemente preguntaba por Martita.
Se había retrasado en la salida del trabajo, pero no tanto como para no esperar su anhelada aparición, pero aquella tarde iba a ser totalmente distinta.
Nada más acceder a su casa sintió el olor a su tabaco. Se preguntaba cómo podía haber entrado sin estar ella cuando oyó ruidos en la habitación de su hija. Prudentemente y con temor se acercó hasta la puerta. Oía sus jadeos. escuchaba las palabras, las palmadas en las nalgas.

- Así es como te gusta ¿Verdad cerdita?

- ¡Sí! ¡sí!

- ¡Di lo que eres! ¡Di que eres una puta!

- Soy una puta, su puta, señor.

- Eso es, una puta como tu madre.

Por un momento su mano rodeó la empuñadura de la puerta, pero pronto la retiró. No, no quería ver aquello. no podría soportarlo. Se refugió en la cocina, sin saber muy bien qué hacer, con un sentimiento de rabia y de asco llenando su mente. En un inútil intento de abstraerse se puso a cortar, con rabia, las verduras iniciando la preparación de una ensalada para la cena.

De espaldas al fregadero no oyó sus pasó al acercarse, pero sí sintió sus manos en la cintura, sus besos en la nuca.

- Vaya, estabas aquí. ¿Por qué no te has dejado ver?

- ¡Déjeme!

- ¿Qué pasa? ¿No puedo follar con quien quiera? ¿Acaso crees que era mi novia o algo parecido?

- Mi hija…Es mi hija…Mi propia hija…

- Tu hija ya es toda una mujer. Ya lo era durante el cautiverio.

- ¿Qué le hizo? Por dios ¿Que hizo con ella?

- Ya te dije el primer día que no le hice nada que ella no quisiera y no fuí el único. No me hizo falta ningún ungüento, te lo aseguro, si no me crees pregúntaselo tú misma.

- ¡Cerdo cabrón!

La cogió con toda su fuerza por los hombros obligándola a darse la vuelta, quedando frente a ella, cara a cara. Levantó la mano para abofetearla, pero en lugar de esto, frenando el propio impulso, acarició su mejilla.

- La próxima vez que vuelvas a faltarme al respeto te marcare la cara.

Fue suficiente para que ella empezara a besarle la palma de su mano, como una perrita dispuesta a lamer a su amo.

- Perdone, señor. Perdóneme.

- Que no vuelva a ocurrir.
Mañana vendré a buscarte, el comandante nos ha invitado a cenar con él. Le he hablado de vosotras y tiene mucho interés en conocerte, espero que estés a la altura.

- ¿Mi hija también vendrá?

- No ella no, se le tiene que dar tiempo, aún no está lista para algo así, además supuse que te incomodaría.

- Sí. Gracias, señor

- Toma este dinero y cómprate algún vestido sexy. A él le encantará.

- No se ofenda, señor, pero no quiero su dinero, no soy una prostituta, puedo pagarlo yo.

- Si te doy dinero cierras el pico y lo coges ¿O crees que tu eres mejor que ellas?
Si no fuese porque yo intercedí por las dos, se os hubiesen vendido y ahora mismo estaríais en un prostíbulo, como algunas de las que han pasado por allí.
Deberías agradecérmelo, por ti y por tu hija, aunque a veces pienso que con lo putas que sois lo hubieseis preferido.

- No, no señor. Gracias, señor.

- Te recogeré a las siete, te quiero vestida y maquillada, no hace falta que lleves ropa interior, todo será más cómodo. Ya verás como lo pasaremos bien los tres.

- Sí señor, lo estaré esperando.

Y sí. Hubo cena, cena y mucho más.


Licencia de Creative Commons

EL TENIENTE II (Epílogo) es un relato escrito por Lena publicado el 28-08-2023 10:45:32 y bajo licencia de Creative Commons.

Ver todos los relatos de Lena

 

 

4 No me gusta0
Comentarios  
elena44
-1 #1 elena44 28-08-2023 11:13
Solo en caso de peticiones este relato tendría continuidad
PARTICIPA!! Escribe tu opinión

MÁS RELATOS

 De chica a esclava (El final)
 Escrito por Pandora

 Mis inicios de perrita
 Escrito por Nenapeke

 Me convierto en la perra de papá (3)
 Escrito por Pandora

 Lágrimas y sangre
 Escrito por SoniaSev



   ACCESO USUARIOS

   
   
   
   BÚSQUEDA AVANZADA