Tiempo estimado de lectura de 2 a 3 minutos

Regresando a la habitación
Escrito por Angelika Jones

Regresando a la habitación
Cuando escuchó que Javier abrió la puerta los remordimientos la empezaron a invadir. «¿Por qué me dejo que me controle? ¿Cómo he podido chupársela en público?» Angélica era invadida por esos pensamientos. Los brazos le empezaron a temblar, le costaba mantener la postura al lado de las piernas de Javier. Él la miró, se agachó, poniéndole las dos manos en el abdomen y levantándola. La trasladó hasta la cama donde la dejó boca abajo.
—Mi perrita se girará. —Ella tomó esas palabras como una orden y lo realizó—. Quiero que me digas que te sucede, sin ladridos —terminó diciendo Javier.
—Yo no soy así. —Javier observó como unas lágrimas le salían del antifaz y se lo quitó.
—Lo sé —contestó Javier—, y me encanta lo que haces por mí. Hoy es un día de sorpresas: no esperaba verte desnuda en el pasillo, creía que no me la chuparías en público. Por cierto, nos han fotografiado, tu cara con el antifaz no se veía.
—¿Creías que no subiría?, ¿pensabas que no me controlarías?
—He tenido la esperanza y te esperaba cuando María me ha enviado un mensaje: Tiene un vibrador puesto, está a máxima potencia. —Javier empezó a acariciarla por debajo del ombligo.
—Sois unos cerdos. —Javier bajo la mano unos centímetros y ella jadeo.
—Creo que cuando has venido a esta habitación ya lo sabías. Ahora tienes un dilema: marchar con un vestido de María o dejar que mis dedos se introduzcan y vuelvas a ser mi perrita. Recuerda, no te obligaré a nada.
Angélica se quedó congelada, no sabía qué decir, qué hacer. Recordaba que la situación en el ascensor había sido divertida; que oyó como realizaban fotos, y le daba igual; que se sintió orgullosa cuando le quitaron la toalla; que se excitó cuando María le puso el consolador.
—Tú decides —dijo Javier mientras empezaba a perfilarle el agujero del coño con el dedo índice—. ¿No marchas? —Le introdujo dos dedos—. ¿Cuánto hace que no te tocas el punto G?
Angélica empezó a jadear, notó como el orgasmo le llegó al momento.
—Gracias Amo, ya puede parar.
—¿Por uno? Acabas de decidir ser mía.
Javier sin sacar los dedos empezó a subccionarle un pezón. Angélica no paraba de jadear, no se enteró que la puerta se abrió y que entró María, quedándose mirando la situación.


Licencia de Creative Commons

Regresando a la habitación es un relato escrito por Angelika Jones publicado el 20-08-2020 09:11:02 y bajo licencia de Creative Commons.

Ver todos los relatos de Angelika Jones

 

 

22 No me gusta0
Comentarios  
Russo
+9 #6 Russo 12-09-2020 05:01
Interesante manera de escribir. Tiene un toque muy explícito. Me ha gustado
Angelika2
+11 #5 Angelika2 22-08-2020 10:01
:sad:
Esta página está empezando y quiero aprender a citar.
¿Qué mejor que citarse a uno mismo?
Angelika2
+10 #4 Angelika2 21-08-2020 16:56
Y luego nos dicen que el tamaño no importa
Sheila
+8 #3 Sheila 21-08-2020 16:06
A mi tambien m gsta nas asi cortito XD. es muy bueno
Angelika2
+8 #2 Angelika2 21-08-2020 08:35
Evito los largos, prefiero irlos subiendo con entregas cortas.
En la saga "Sí, Amo" hice igual. Considero que hay escritores que ponen demasiadas cosas y yo con 2-3 hojas cada pocos días me divierte más
Rafa
+10 #1 Rafa 21-08-2020 06:51
Es excitante y tiene su morbo pero muy cortito. Más largo sería mejor
PARTICIPA!! Escribe tu opinión

MÁS RELATOS

 Situación límite
 Escrito por Zorra de Diego

 La próstata de mi padre
 Escrito por eliregina

 La primera hora de mi sumiso cornudo
 Escrito por Dómina Ama

 La vaca puta (3)
 Escrito por pandora sum de Nazgul



   ACCESO USUARIOS

   
   
   
   BÚSQUEDA AVANZADA