Tiempo estimado de lectura de 3 a 4 minutos

Ya no quiero el regalo, Amo
Escrito por Angelika Jones

Ya no quiero el regalo, Amo
Ella se fue cuando le apeteció a la cama, pero antes dejó una manta en el suelo al lado del sofá para que durmiera Juan. A las 7:30 del sábado el teléfono de Juan empezó a sonar. Lo contestó sin mirar quién llamaba.

—¿Si? —digo entre bostezos.

—cornudo, ¿ayer disfrutaste?

—Sí, Amo.

—Pues en 30 minutos llamaré a la puerta y quiero que laica tenga el pecho, los pezones y clítoris pinzados. Este atada en la cama y luego la masturbes. Tú no puedes hablar. Adiós.

Juan se quedó paralizado, durante un instante. Luego fue a la terraza y tomó la cesta de pinzas. Fue hacia la habitación, abrió el armario y tomó de dentro de la caja de zapatos unas cuerdas. Se puso encima de Angélica y esta se despertó.

—Sal de encima mío —chilló Angélica.

Juan le ató las manos sin problema, al ser de mayor peso no encontró dificultad.

—Cuándo me libere te haré sangrar el culo con los azotes y luego te tiraré sal.

Salió de encima y se entretuvo a atarle las piernas abiertas. Luego le empezó a acariciar el clítoris, mientras le ponía dos pinzas en cada labio mayor.

—cucaracha, estás mejorando ¡Ahhh! —gritó cuando le puso una en el clítoris—. ¡Ahhh! —Al recibir una segunda—. Insecto, desearás la muerte.

Juan empezó a morderle un pezón, se lo estiraba y retorcía con los dientes. Ella empezó a jadear. Entonces él le empezó poniendo una pinza en la base del pezón y otra en la aureola, lo hizo cuatro veces en cada pecho y al final le colocó una en cada pezón. Salió de la habitación.

«Llega haber actuado así y sería él mi Amo —pensó Angélica».

Juan volvió a la habitación, se puso a realizar fotos y a masturbarla. Ella no paraba de jadear. Sonó el timbre y se fue a abrir la puerta. El siguiente en entrar en la habitación fue Amo.

—perrita, estás preciosa. Cornudo te ha hecho fotos, si quiere puede enviarlas.

Angélica se asustó. Mientras Amo empezaba a masturbarla. Olvidó la situación, el dolor que le causaría.

Amo se le puso en el lado derecho y empezó a morderle el pecho derecho en la parte inferior exterior. Angélica se dio cuenta de que podía ser un chupeton y sonrió, hacia tiempo que lo quería. Al cabo de unos minutos Amo levantó la cabeza.

—cornudo ven. Sabes que no me dejó realizarlo por ti. Pues mira que bonito.

Se le distinguió una marca de 4x3 centímetros. A Jaime se le puso dura cuando lo vio.

—Tiene una piel deliciosa. ¿Te gustaría realizarle uno en el pecho izquierdo?

—Rojo —chilló Angélica.

—zorra, ¿y si lo hago yo?

Ante la pregunta de Amo ella afirmó con la cabeza.

—perra me has mostrado una debilidad. Una vez termine de jugar contigo. cornudo hará el del pecho y uno en tu culo, precioso y torneado.

Juan no podía borrar la sonrisa. Se quedó a ver a Amo. Amo le sacó a Angélica las pinzas que tenía en los labios y una del clítoris.

—Saca la lengua, puta.

Angélica sacó la lengua y recibió la pinza del clítoris. En esos momentos se veía como un objeto. Sabía que Amo la protegería, tenía miedo de la cucaracha. Amo le introdujo dos dedos en el coño y el anular en el ano. Angélica chillaba de placer. Amo le sacó la pinza de la lengua antes de introducirle los dedos. Juan miraba la situación de rodillas al lado de la cama. Amo le vendó los ojos a Angélica, no veía nada. Amo salió de la habitación con Juan y dejaron sola a Angélica, las pinzas de los pezones y la del clítoris le dolían. Cuando volvió a entrar Amo y cierró la puerta.

—Rojo, las pinzas me duelen.

—Con lo bien enseñada que estás y te quejas.

Amo le saca las pinzas y le dejó la venda los ojos.


Licencia de Creative Commons

Ya no quiero el regalo, Amo es un relato escrito por Angelika Jones publicado el 14-08-2020 11:40:29 y bajo licencia de Creative Commons.

Ver todos los relatos de Angelika Jones

 

 

20 No me gusta0
Comentarios  
Angelika2
+4 #5 Angelika2 23-08-2020 13:27
:sad:
¿Bastante?
Pain
+6 #4 Pain 14-08-2020 21:33
Bastante bueno la verdad.
Amo
+9 #3 Amo 14-08-2020 20:23
Nunca podré entender como un tio puede dejar que otro mande de esa manera en su relación. El relato esta chulo
Maitasun
+6 #2 Maitasun 14-08-2020 17:42
Muy sugerente tu manera de escribir
Anonimo
+11 #1 Anonimo 14-08-2020 16:41
Yo soy hombre cornudo y me identifico con este escrito. Es bastante real oeri no detalla lo que sentimos los que vivimos con ello. Me ha gustado eso si
PARTICIPA!! Escribe tu opinión

MÁS RELATOS

 El castigo
 Escrito por Lourdes

 De chica a esclava (El final)
 Escrito por Pandora

 Mi primer fisting
 Escrito por Lourdes

 Nuestro primer encuentro
 Escrito por Dark Black



   ACCESO USUARIOS

   
   
   
   BÚSQUEDA AVANZADA