Tiempo estimado de lectura de 6 a 7 minutos

Aventura 1- Noche en el Burdel
Escrito por Celeste Corrales

Mi nombre es Celeste, son una mujer de estatura normal, cabello largo lacio, con una mirada penetrante, una bella sonrisa, unos pechos grandes y firmes con unos pezones del tamaño perfecto, como dicen los que los conocen, una cintura pequeña y una colita grande y redondita, terminando por unas piernas bien formadas a base de ejercicio. En lo que respecta al sexo, soy muy activa y no dudo en indicar que me encanta demasiado.

Estoy casada desde hace varios años, con un buen hombre, muy confianzudo que viaja mucho a los países vecinos por temas laborales. La mayoría de sus viajes son de 3 a 4 días, tiempo suficiente para divertirme, pero comencemos con la historia que les traigo.

Era de noche, me encontraba solo y así estaría por las próximas dos noches. Ese día me sentía especialmente caliente. así ́ que llamó a Antonio, y le digo.

- Hola, estás muy ocupado; es que hoy ando con unos deseos de pasarla muy bien. Y me responde

- Hola, Mmmmm si es así ́, dame una hora y paso por ti.

Antonio, es 10 años menor que yo, es asiduo visitante al gimnasio, es un joven con un extraordinario físico, una sonrisa que derrite a cualquiera y lo mejor, es su verga que es más grande que el promedio. Sin olvidar, su personalidad de galán de película. Se podría decir, que tenemos una relación desde hace más de un año, aunque la misma es 99% sexual.

Mientras tanto me ducho, elegí ́ un vestido color vino de tirantes, por encima de la rodilla, escote en la espalda, sin brasier y un hilo rojo muy pequeño, zapatos de tacón, una cartera de mano, cabello suelto y ondulado. Antonio al verme se quedó ́ asombrado. Se baja del carro me saluda de beso en la mejilla colocando la mano en la parte baja de la espalda tocando muy cerca del inicio del trasero y me dice:

- ummm sí que estás provocativa hoy. Así ́ me gusta mi putita.

Él vestía un pantalón negro formal, con una camisa verde elegante, ligeramente abierta arriba dejando ver un poco su marcado y delicioso pecho. Olía delicioso. Nos pusimos en marcha y me dijo...

- Tienes algo en mente o elijo yo? A lo que le respondí ́. -

-Hoy vamos a un burdel. Quiero verte coger con otra. Quiero verte metiendo esa verga grande y haciendo gemir de placer a otra chica.

Antonio tomó mi mano y la colocó en su pene y me dijo. - Siente como lo pusiste. - Estaba duro y grande, pero se notaba que aún le faltaba, así que le dije.

- Creo que puedo conseguir que dé aquí́ hasta llegar al burdel que esa verga se ponga más dura aún.

Desabroche su pantalón. Baje su zipper, debajo del bóxer se notaba lo abultado de su pene y que empezaba a salir por el borde del bóxer. A lo que dije

-Mmmmm como que alguien está ́ deseando salirse de ahí́. Lo tomé con mi mano lo acaricié baje hasta sus testículos y le decía ummm, pero si está duro y húmedo.

A lo que le dije - Concéntrate en conducir bien yo me encargo del resto.

Baje mi cabeza y empecé ́ a pasar mi lengua alrededor de la punta roja y húmeda, esa verga palpitaba de deseo.

Noté cómo Antonio disminuía la velocidad, así́ que procedí́ a metérmelo en la boca y darle sexo oral. Movía suave mi boca arriba abajo, al principio me costó lograr tenerlo completo dentro de mi boca, pero sabía que lo lograría como las otras veces que lo había hecho. Succionaba ese pene grande y duro y con la otra mano pasaba mis unas por sus testículos, Antonio gemía de placer, después empecé ́ a mover mi cabeza más rápido, él intentaba tocarme el culo, pero no sé lo permitía. Quería que se volviera loco de deseo, de tocarme y penetrarme. Si, yo estaba muy húmeda, pero quería que esa noche fuera explosiva y tenía que contenerme lo más que pudiera.

Antonio con algo de dificultad digo, putita mientras sigas así ́ no podré resistir mucho tiempo más. Me tienes a punto, no hay duda que eres una experta mamadora. Yo solo lo volví a ver, sonríé y continue hasta hacer que se corriera en mi boca. Yo solo tragaba su semen y murmuraba Mmmmm mientras él respiraba excitado y entre cortado. Limpie su pene con mi lengua y su pelvis sin dejar una gota desperdiciada. Me enderece me limpie la boca y sonreí́. Y le dije :

- Mmmmm esta noche creo que no la olvidarás, tengo ganas de hacer locuras.

- Ufff si así́ fue el inicio no tengo dudas de que será́ una noche genial.

Al cabo de un rato llegamos al lugar, nos sentamos en una mesa ni muy lejos de la tarima ni muy cerca en un lugar discreto pero que dejaba ver bien. Esa noche yo tenía el control y quería elegir una chica sin que Antonio supiera cuál. Pedimos algo de tomar conversábamos mientras yo observaba a las chicas. Antonio estaba aún con deseos de tocarme pasaba sus manos por mis piernas, cada vez llevaba sus manos más arriba muy despacio y con disimulo. En una mientras estaba besándome subió́ de más la mano y pudo sentir lo húmedo que estaba mi hilo, a lo que sólo expresó sin dejar de besarme Mmmmm pero que putita más rica, yo separé ligeramente las piernas y lo deje que introdujera sus dedos en mi vagina húmeda. Así estuvo un rato y luego me aparté despacio. Esto no le gustó mucho, pero sonrió con malicia y dijo - me tienes loco estoy deseando cogerte bien duro. Y le dije - pues tendrás que esperar un poco más.

Me levanté diciéndole que ya regresaba, pude ver que mientras me alejaba una chica, el hilo y con unas grandes tetas se sentaba en sus piernas. Sonreí́ y seguí́ mi camino seguro de que no me vería. Conversé con una chica alta con un cuerpo similar al mío solo que ella tenía un tono más bronceado de piel, le pague para un privado con ella. Pero que mi pareja no la viera. Regrese a la mesa, la chica seguía en sus piernas y él acariciaba sus tetas. Lo besé en la boca al llegar y le dije a ella. Disculpa, pero te lo tengo que robar. Lo tomé de las manos caminamos y antes de ingresar a la habitación le vendé los ojos

La chica llamada Ursula (su nombre de trabajo) me indicó en silencio en que sillón colocarlo. Antes de que se sentara empecé ́ a desvestirlo. Y le decía esta noche te haré disfrutar. Pero no te quites la venda hasta que te lo indique. Antonio solo decía - lo que mi putita indique Mmmmm.

Desnudo, empecé ́ a pasar mis manos por su cuerpo y a besarlo fui quitándome despacio la ropa para que sintiera que me estaba desnudando y en un momento dado me aleje. En ese momento le indico a Ursula que se acerque y continúe ella dándole placer a Antonio.

Ella acariacia todo su cuerpo, se pone de rodillas y empieza a darle sexo oral. Él gemía y decía ummm tenías ganas de mamar hoy. Ya es la segunda vez. Eso me gusta.

Yo observaba en silencio en un sofá, totalmente desnuda tocándome despacio. Ursula me vuelve a ver y le indico que le haga lo que ella desee. Entonces se pone de pie acerca sus tetas a su boca y él instintivamente las agarra y empieza a mamarlas, baja una mano acariciándola hasta llegar al coño de Ursula, pasa los dedos y dice.

- Parece como que mi putita se secó́ un poco; pero yo me encargo de volver hacer que se moje toda y empieza a mover los dedos en el coño de Ursula, ella visiblemente excitada empieza a moverse arriba y abajo giraba en círculos sus caderas y yo podía ver cómo Antonio metía dos dedos y con otro acariciaba el clítoris de Ursula que cada vez estaba más mojada y excitada, por mi parte, seguía acariciándome el coño, sin perder detalle y por momentos llegaba mis dedos a mi boca, para saborear mis jugos.

Ella no soportaba más y se subió́ en Antonio, tomado su verga con ambas manos y metiendo lo en su coño sin poder contener un gemido de placer. A lo que él le dice uy, pero si mi putita estaba deseando que se la metiera toda. Mmmmm Ursula se movió ́ cabalgando y disfrutando de esa verga grande y dura, hasta correrse y gimiendo de placer, en ese momento me acerqué y le quité la venda a Antonio, que no dejaba de manar las tetas de Ursula. Ella jadeante se levanta, Antonio me ve con asombro y morbosidad diciendo pensé ́ que eras tú. Yo sonreí ́ y le dije recuerdas que te dije Que te quería ver coger con otra. Ahora es mi turno ven que estoy muy caliente.

[Nos pusimos de pie y mientras Antonio y yo nos besamos él jugaba con sus dedos en mi coño y decía, Mmmmm esa es la qué recuerdo húmeda y caliente palpitando de ganas. Le hice señas con la mano a Ursula para que se acercara y le pedí́ que me diera sexo oral a mí. Antonio chupaba mis tetas y yo acariciaba ese pene grande y delicioso. Estaba tan caliente que me corrí en la boca de Ursula. Estaba demasiado excitada y entre gemidos le dije a Antonio. Méteme esa deliciosa verga duro hasta dentro no puedo más necesito que me cojas ya.

Le dije a Ursula que se acostara en la sofá, yo me puse de cuatro sobre ella para mamar sus tetas y con mis dedos tocar su panocha húmeda.

Mientras Antonio así́ de cuatro me cogía haciendo gemir de tanto placer. Ursula chupaba con maestría mis tetas y se movía al compás de mis caricias. Yo no podía seguir aguantando el placer que sentía con cada movimiento de Antonio que me tenía agarrada de la cintura, a ratos me daba una nalgada y decía pero que rica estás putita, eres una delicia. Que rico es follarte toda sentir como te mojas y como gimes. Quien es la más putita aquí́ y yo le decía que era yo gimiendo de placer. Hasta que me corrí mojando todo de tanto placer. Antonio siguió́ moviéndose y cuando dijo que se iba a correr me quité y Ursula y yo nos colocamos para recibir su semen en nuestros rostros.

El rugía de placer al tirarnos la leche en la cara y decía que par de putas más ricas. Ambas nos volvimos a ver, nos besamos apasionadamente. Ella paso uno de sus dedos por mi rostro, recogiendo el semen de Antonio y lo llevo a mi boca, yo chupe su dedo como si fuera una rica verga hasta que estuvo limpio. Luego nos bañamos y nos fuimos.



Así concluye esta primera aventura. Espero que les haya gustado, para motivarme a escribir más historias.


Licencia de Creative Commons

Aventura 1- Noche en el Burdel es un relato escrito por Celeste Corrales publicado el 17-11-2020 13:00:47 y bajo licencia de Creative Commons.

Ver todos los relatos de Celeste Corrales

 

 

31 No me gusta0
PARTICIPA!! Escribe tu opinión

MÁS RELATOS

 La esposa II
 Escrito por Lena

 Me convierto en la perra de papá (3)
 Escrito por pandora sum de Nazgul

 Situación límite
 Escrito por Zorra de Diego

 En el hotel de la playa
 Escrito por Angelika Jones



   ACCESO USUARIOS

   
   
   
   BÚSQUEDA AVANZADA