Tiempo estimado de lectura de 3 a 4 minutos

Sara II
Escrito por Angelika Jones

Sara le subió la falda, le separó las piernas y se lo introdujo.
—Estás loca —soltó María y Sara se la quedó mirando—. Creo que me han visto. —Sara lo conectó a una intensidad media.
—Eres la perrita que va más tapada del local y de las pocas que no llevan collar. ¿Quieres qué te lo saque, rubia?
—¡Nooooo! —gimió María.
—Me encantaría si te quitaras el vestido. Antes te habría tenido que dejar elegir entre tanga o vestido—Puso el vibrador a baja intensidad.
—Si tú te desnudas.
—Respuesta errónea, zorra.
Sara giró la cabeza y empezó a conversar con el del otro lado, ignoró a María. Al cabo de un largo instante le cayó un trozo de ropa blanca sobre las piernas, giró la cabeza.
—No están operadas, tienes unas tetas bonitas, me gustan tus aureolas, pero estarían mejor pinzadas.
—No soy tuya, gracias —dijo María mientras Sara reía y levantaba las cejas.
—¿Estás segura, zorra? —Volvió a subir la intensidad del vibrador—. Es una observación, no piropo. Por cierto, rubia, no me molestes que estoy hablando.
Sara volvió a girar la cabeza, ignorando a María. Esta buscó el vestido y vio que estaba en las manos de Sara, mientras que el tanga estaba estirado encima la barra. Notó como aumentaban las sacudidas del vibrador, le costaba mantenerse derecha.
—S, no me aguanto de pie, me corro —dijo María entre jadeos.
—Pues arrodíllate, ibas de dura y ahora tus muslos brillan. —Sara le empezó a acariciar los labios vaginales—. ¿Quieres que te lo saque? Solo tengo que estirar la cuerda. —María negó con la cabeza—. Vas tan salida como las perras de aquí y me gusta. Me iré a un sitio más tranquilo, con menos gente. Si quieres sígueme. Me gustaría de rodillas, pero aquí es peligroso.

María al verla de pie se quedó sorprendida, era muy alta. Miraba a muchos desde arriba. Iba en dirección al baño, pero giró en un pasillo y se paró delante de una puerta. María fue a su lado.
Sara dejó que se apoyara en la puerta y empezó a besarla. María se acercó las manos al coño. Sara las separó y las pegó a la pared.
—Rubia, me perteneces. Has decidido seguirme.

Le pasó dos dedos por los labios vaginales y luego empezó a lamerle un pezón. Según le pasaba la lengua se iba endureciendo. Le llevó los dos dedos que habían visitado el coño a la boca.
—Zorra rubia, chúpalos.
Sara dejó el pezón y se arrodilló delante de María al mismo tiempo que ponía el vibrador a máxima intensidad. Con una mano hizo que separara las piernas. Le introdujo el dedo índice y corazón, buscó el punto g y empezó a acariciárselo mientras le lamía el coño. Los gemidos de María resonaban por todo el pasillo, algunos hombres viendo la situación se la empezaron a cascar.

Cuando los jadeos de María eran casi contínuos Sara se separó.
—Eres una perrita muy buena, en poco tiempo llevarás collar. —María sonrió—. Me he cansado ya de seducirte y ahora me quiero divertir con mi nuevo juguete. —Sara no paraba de mover los dedos dentro del coño de María—. El camarero tiene tu vestido. Si te quieres quedar, y jugar en serio, me seguirás a gatas e iremos a una habitación con otros juguetes.

María notó como el vibrador paraba, que Sara se levantaba y se iba. Lo que le chocó es que Sara se detuviera en una puerta donde salió un hombre muy alto y barbudo, con un pareo. Sara agochó la cabeza, y ese hombre se la levantó, con una suave caricia en la barbilla y la beso, mientras le tocaba el culo. A María le pareció ver qué le introdujo un dedo en el ano. Una vez se separaron, decidió ir con Sara.
—S, no me deje, espéreme —dijo mientras gateaba por el pasillo.
—S sabe elegir bien —comentó el hombre cuando se cruzaron—. Límpialo. —Le dio el dedo que había estado en el culo de Sara y lo empezó a chupar—. Espero que S te comparta.


Licencia de Creative Commons

Sara II es un relato escrito por Angelika Jones publicado el 28-08-2020 10:43:17 y bajo licencia de Creative Commons.

Ver todos los relatos de Angelika Jones

 

 

26 No me gusta0
PARTICIPA!! Escribe tu opinión

MÁS RELATOS

 Mi primera fiesta
 Escrito por Arya de lucia

 La amante de cuero
 Escrito por Natalia Hern

 Mi primer fisting
 Escrito por Lourdes

 Vacaciones para cuatro.
 Escrito por Wilmorgan



   ACCESO USUARIOS

   
   
   
   BÚSQUEDA AVANZADA