Tiempo estimado de lectura de 4 minutos

La nueva vida de rosa
Escrito por malvado diplomatico

Imaginemos que la dama se llama Rosa, digamos que ha tenido una exquisita educación y es culta. Adora la filosofía y por ende es una libre pensadora, humanista y buena conversadora, por así decirlo. Amante
de las artes; las estudia, toca la guitarra y da clases de piano en sus ratos libres. La dama es también escritora, plasma el alma en sus letras y se le da muy bien escribir poesía erótica, es toda una maestra en ese estilo.
Pero un día la dama se sintió sola.
Como nos suele ocurrir a muchos, llegó el momento en que la pasión de su matrimonio se nubló, y necesitó entonces de estímulos que la hicieran sentirse viva. Ella no imaginó nunca que los encontraría de una manera tan intensa y diferente, hasta que un día llegó a sus manos aquella novela "Historia de O". Ávida lectora como siempre fue, comenzó a leer hasta beberse todas las páginas del libro.
Quedó impactada de tal manera, que por sus venas fluyó de nuevo la vida
en su sexo, tanto tiempo dormido, se abría todo un torrente de placeres que desconocía. Y ante el estímulo de esas nuevas y sublimes sensaciones, se identificó inmediatamente con “O”, la protagonista de su novela, y con su mano se adentró en un mundo totalmente desconocido.
Su interés por descubrir cada día cosas nuevas, la llevó a sumirse en la lectura y la investigación. Conoció nuevos amigos que compartían las vivencias de los personajes de aquella novela, y poco a poco ese estimulante y seductor mundo, la fue absorbiendo.
En sus múltiples charlas, la dama conoció a un caballero que la impactó por su formación, educación y seguridad. Conocía de ese mundo, y por qué no decirlo, tenía una mente perversa y provocadora. Ella, apenas sin darse cuenta, quedó rendida a sus pies.
Se convirtió en su maestro. La fue enseñando y guiando en su formación para lo que tanto deseaba: "ser una gran dama sumisa, ser su perra y esclava".
Esa idea la excitaba sobremanera, ponía Imágenes en su mente y humedecía su sexo. Sólo quería estar con él, a su lado, charlar y escucharlo. Anhelaba el momento que el caballero le dijera: "¡ven, ya estas preparada para el siguiente paso!". Y entonces ocurrió, llego el tan esperado día.
"¡Vístete elegante!" dijo él. "Quiero verte hermosa y seductora"
La recogió a las 6 de la tarde, y en tan solo10 minutos, llegaron a un mazmorra, lugar que él había elegido y reservado con antelación por dos horas, bastaba ese tiempo. Les esperaban allí cuatro invitados, personas afines. Dos caballeros con sus respectivas sumisas. Hizo las presentaciones, bebieron algunas copas y charlaron durante 10 minutos.
Pasado este tiempo, el caballero se puso de pie, le vendó los ojos y la desnudó, dejándola escasamente con sus delicadas braguitas blancas.
Le colocó una mordaza en la boca y la llevó al cepo, metiendo allí su cabeza y manos con delicadeza, para dejarla inmovilizada totalmente.
"Relájate y disfruta", le susurró él, besándola suavemente en la frente a la vez que le acariciaba la mejilla. Esto la relajó notablemente e inmediatamente comenzó a sentir unas tibias y delicadas manos que le abrían su coño. Acto seguido sintió en su piel, suaves azotes que se hacían más fuertes según iban contando.
El sentirse azotada la humedecía de lascivia. Por fin se detuvo la fusta.
Sus nalgas ardían al rojo vivo, pedía más, sintió unas manos masajearlas con una especie de crema, al mismo tiempo que una lengua jugueteaba con su pequeño y oscuro boquetito.
Tocaba el cielo y deliraba de placer al sentir cómo esa lengua se lo salivaba, para que poco a poco le introdujeran primero un dedo y después dos.
Se dilataba, gozaba de ese oleaje de placer que le iba recorriendo el cuerpo, desde su espina dorsal hasta su coño abierto y cada vez más húmedo.
Entonces notó como un miembro grueso y duro, penetraba por su tan delicado y estrecho boquetito. Quería gritar de dolor, pero la mordaza se lo impedía, solo babeaba, hasta que el dolor dio paso a un placer que jamás había sentido.
Su coño estaba cada vez más húmedo y por sus muslos corrían sus jugos desbocados por la lujuria. Sintió que le quitaban la mordaza y una lengua limpiaba su cara besándo y lamiendo con pasión. Ansiosa sacó su lengua queriendo saborear a la que tanto placer le brindaba, mientras la polla en su culo seguía estremeciéndola toda.
Tuvo un grandioso orgasmo, antes de que dos de los invitados la sacaron del cepo, y aún con los ojos vendados, la llevaran a la cama, y la tumbaran boca arriba para atarle las manos al cabecero. Sintió cómo le abrían sus piernas y el coño y daban lamidas por todos lados. Muslos, labios menores, su clítoris mordían vorazmente. El culo le ardía, pero sentir el placer de una lengua recorriendo todo su sexo la estremecía, logrando que se agitara y se retorciera como leona herida.
Gritaba como si estuviese poseída, entonces una polla muy erecta se puso en su boca. Mamó con placer, sintió que se orinaba. Sentía erotismo, lujuria, goce y locura, su coño palpitaba hasta que comenzó a correrse al mismo tiempo que su oponente masculino empezó a llenarla le boca de leche caliente. La absorbía toda y entregaba otro delicioso y formidable orgasmo.
La desataron y quitaron la venda de sus ojos. ¡Cuán grande fue su asombro! Quedó perpleja con lo que vio, pero eso quedará para otra historia, otro relato y en otro momento.

Fdo. Leton Lieto


Licencia de Creative Commons

La nueva vida de rosa es un relato escrito por malvado diplomatico publicado el 19-11-2020 18:46:10 y bajo licencia de Creative Commons.

Ver todos los relatos de malvado diplomatico

 

 

32 No me gusta0
Comentarios  
Elybeth
+3 #3 Elybeth 14-12-2020 07:17
me a gustado mucho este relato. esta escrito bien y no se manera inadecuada. un beso
Sarita
+6 #2 Sarita 24-11-2020 21:48
Excepcional historia. Tiene todo lo que debe y cada cosa en el sitio adecuado
Beatrice
+9 #1 Beatrice 20-11-2020 21:25
Excelente relato. Exquisita narrativa, me transporté a la historia y la sentí de principio a fin. Será que soy Rosa?
Felicitaciones, Señor Lieto, es un muy buen escrito.
PARTICIPA!! Escribe tu opinión

MÁS RELATOS

 Formas
 Escrito por sumi mia

 La visión de Juan con su perra
 Escrito por Pandora

 Muerte y resurrección de Raquel II
 Escrito por Lena

 Lección conjunta a madre e hija
 Escrito por Yanine



   ACCESO USUARIOS

   
   
   
   BÚSQUEDA AVANZADA