Tiempo estimado de lectura de 6 a 7 minutos

El viaje de Lucia (3)
Escrito por nenapeke

Lucia entró en la taberna. Sus ojos buscaron la vasta habitación hasta que vio al Maestro Falcon cerca de las chimeneas. Con un paso rápido, se abrió paso entre la multitud. Estaba conversando con un hombre que Lucia no reconoció. Se arrodilló en silencio a los pies del maestro Falcon y observó al extraño. Tenía el pelo castaño claro y era considerablemente más alto que el Maestro Falcon. El cuero que vestía enfatizaba su complexión ancha.

Lucia notó la dureza de su rostro y la casi crueldad que vio allí. Atado a su cinturón había una larga caña de bambú. Mantuvo sus miradas al mínimo, sabiendo que debía estar quieta hasta que sus servicios fueran requeridos.
El día laboral anterior entró en su mente. Había sido interminable. Todo lo que había querido era estar en presencia del Maestro Falcon. Ella pensaba en él constantemente. Tuvieron muchas sesiones juntas, pero aún así, ella no podía tener suficiente. Él le había atado los pechos y el coño, la había remojado, le había hecho inspecciones y la había visto mientras se masturbaba. A pesar de todo, todavía no la había tomado.

Habían discutido su sumisión y cuáles serían sus demandas de un esclavo. Aunque estaba ansiosa por actuar y sufrir por él, Lucia sintió la ardiente necesidad de que él la tomara. Para follarla. Poseer su propia alma. Por la noche, cuando sus deseos eran grandes, habría dado cualquier cosa por jugar consigo misma y encontrar alivio. Ella no podía hacer eso ahora. El conjunto de reglas. El orgasmo solo se puede lograr en su presencia.
La mente de Lucia regresó al presente. Estaba cansada de la larga conversación de los hombres. Ansiosa por la atención del Maestro Falcon, cambió de posición. Su mirada fue inmediata y sus palabras afiladas. "Quédate quieta, niña."

Lucia sabía que se había equivocado y, sintiéndose castigada, bajó la cabeza. Sus ojos oscuros se llenaron de lágrimas. Perdida en su propio remordimiento, no se dio cuenta de la partida del extraño o de que las palabras del Maestro Falcon se habían trasladado a ella. Su voz se volvió baja y severa. "Lucia, si no puedes prestar toda tu atención, busca otro lugar para estar".

"Oh. Lo siento, señor. Prestaré atención."
"Vamos."

La única palabra fue un despido. Las lágrimas picaron en los ojos de Lucia mientras se levantaba. Rápidamente se volvió y comenzó a cruzar la habitación, dirigiéndose a un lugar habitado a lo largo de la pared lateral. El hecho de que lo hubiera disgustado golpeó duramente a Lucia, pero fue la sensación de cuchillo en su corazón lo que causó la mayor parte de su dolor. Las lágrimas vinieron sin parar. Ella lo había decepcionado. Ese conocimiento le dolía más de lo que cualquier azote podría haberlo hecho.
Sólo cuando Wendy se unió a ella en el sofá, Lucia se recuperó de su miseria privada. Se secó los ojos y le dio a su amiga una débil sonrisa.

"¿Qué pasa, Tal?" La voz de Wendy era suave como una madre.

En voz baja, casi inaudible, Lucia susurró: "Lo he disgustado, Wen. Me despidió. No sé qué hacer".

"¿Quién, Lucia?"
"Maestro Falcon". El solo hecho de decir su nombre trajo nuevas lágrimas a los ojos de Lucia. El nudo en su garganta se sintió enorme.
"Oh. Um, estará bien, Tal."

Alarmada por la vacilación en la voz de Wendy, Lucia miró hacia donde estaba sentado el maestro Falcon. A sus pies estaba una rubia muy bonita a quien Lucia había visto antes en la Taberna. Observó sin decir palabra mientras la esclava se levantaba y caminaba hacia la barra. Consciente de que lo estaban observando, el Maestro Falcon miró hacia arriba y encontró a Lucia.

Había estado pensando en Lucia. La belleza de cabello oscuro tenía un verdadero deseo de complacer y él entendía su necesidad de encontrarse a sí misma. Había considerado ofrecerle un collar de entrenamiento, pero quería asegurarse de que ella entendiera completamente lo que significaba. Ella sería su esclava y, por tanto, su propiedad. Para servirle y satisfacer sus necesidades sin preguntas, vacilaciones o negaciones. Ser suyo era ser su mujer, su esclava, su puta y su juguete. Su único objetivo sería complacerlo.

Él, a su vez, la guiaría en su viaje. Protégela mientras superas todos sus límites. Sea el que la lleve hasta el borde antes de empujarla suavemente y atraparla con seguridad en el otro lado. Él había discutido esto con ella y ella estaba ansiosa por servirle. Pero no era algo que él aceptara o exigiera de ella. En cambio, esperaría a que ella le ofreciera el regalo de su sumisión. No en la forma en que lo había hecho durante sus sesiones, sino en una entrega total de sí misma a él. Mente, cuerpo, corazón y alma. Así tenía que ser.
Congelada en su mirada, Lucia no podía apartar la mirada. Se volvió inconsciente de las lágrimas que caían de sus ojos. La opresión en su pecho la consumió. El hechizo se rompió cuando la bonita rubia regresó. Incapaz de controlar su dolor, Lucia salió del club.

Una vez afuera, Lucia se apoyó contra la pared del edificio e intentó recuperar el aliento. La opresión en su pecho se volvió intensa. Abrumada por la emoción, se deslizó por la pared y lloró.

"Ponte de pie, niña." La voz del Maestro Falcon invadió su desesperación.

Débil y rígida, logró levantarse ante él. Tenía la cabeza agachada, todavía incapaz de mirarlo.

Vete a casa, Lucia.

Encontró la fuerza para mirarlo a los ojos. Las palabras volaron de su boca con desesperación. "No, no puedo. Siento mucho haberlo decepcionado, señor, pero ..."

"¿Pero qué, niña?" La voz que la interrumpió fue suave y gentil.

Con toda la convicción que sentía, Lucia respondió: "Te adoro, señor. Te necesito. Nunca he necesitado a nadie como a ti. Quiero darte todo. Complacerte es encontrar mi propia felicidad. Mi vida". es suyo. Por favor acéptelo, señor. "

El Maestro Falcon tomó el rostro devastado de Lucia en sus manos y la besó. El beso estuvo lleno de toda la pasión que sentían el uno por el otro. Se separó de ella y la miró profundamente a los ojos. "¿Quieres decir eso, Lucia?"

"Sí, señor. Nunca he querido nada más."
"Bien. Comenzaremos tu entrenamiento."

Con su mano en la suya, la condujo a su coche. Ambos estaban callados y perdidos en sus propios pensamientos mientras conducían a su casa.
Cuando entraron a su casa, el Maestro Falcon dirigió a Lucia al estudio. Se detuvo en la puerta y habló. "Quítate la falda y las bragas, luego recuéstate en mi silla. Volveré pronto".

Las manos de Lucia temblaron mientras se quitaba la falda corta y las bragas de encaje. Apoyó su cuerpo sobre el brazo de la silla con nerviosa anticipación. Su culo estaba en la posición perfecta para una de sus nalgadas. Lucia se inquietaba interiormente, preguntándose por los acontecimientos nocturnos.
El Maestro Falcon entró en la habitación con un ancho cinturón de cuero. Lo dobló y empezó a hablar. "Lucia, esto dolerá. Vas a llorar. Incluso puedes gritar, pero no te resistirás." Su mano descansaba en la curva de su espalda mientras levantaba el cinturón.

El primer golpe hizo saltar a Lucia. Las lágrimas le picaron en los ojos y pronto empezó a sollozar. La fuerza y ​​la frecuencia de los flejes aumentaron. Gritó de agonía mientras el cinturón continuaba cortando su tierna carne. El cuero encontró cada parte de su culo vuelto hacia arriba. Verdugones rojos brillantes decoraban sus mejillas. Ella lloró. Ella gritó. Ella también se sometió a su destino. Su voluntad de sufrir por él superaba su dolor.

Satisfecho y complacido con su sumisión, el Maestro Falcon se detuvo, luego la tiró de la silla. "Desnúdate totalmente".

Lucia se quitó la blusa y el sujetador y los dejó caer al suelo. Sus piernas se sentían débiles mientras estaba desnuda ante él. Observó su rostro intensamente mientras las lágrimas aún rodaban por sus ojos.

"Arrodíllate, niña." Su voz no era áspera, pero tenía un tono serio. Lucia respiró profundamente, tratando de calmarse mientras lo escuchaba. "Tu formación es un aspecto importante para llegar a ser mío. Me pertenecerás, para hacer lo que me plazca. Tus únicas metas serán servir y satisfacer mis necesidades. ¿Entiendes?"
"Sí, señor," respondió Lucia en voz baja.

"Sé que me complacerás, niña, pero superaré todos tus límites. Te guiaré en tu viaje, manteniéndote siempre a salvo, pero moldeándote para que seas todo lo que deseo". Tomando un collar de plata, el Maestro Falcon se volvió hacia Lucia. "Usarás esto siempre, porque denota mi posesión de ti. Cuando hayas completado tu entrenamiento, y si aún así lo deseas, entonces usarás mi collar".

Las emociones de Lucia se sobrecargaron. Ella absorbió sus palabras y la intensidad detrás de ellas. Nuevas lágrimas cayeron cuando él apretó la cadena alrededor de su cuello. Ella lo levantó suavemente y tocó el simple colgante en forma de corazón que sostenía. Estaba inscrito con las iniciales [i] MF [/ i].

Lucia no pudo contenerse. Las palabras salieron de su boca. "Oh, gracias, señor. Es tan hermoso. Te haré sentir orgulloso".

"Sí, niña. Estoy seguro. De ahora en adelante, te dirigirás a mí como Maestro. ¿Entiendes?"
"Sí, Maestro", respondió Lucia con orgullo.
"No tengo reglas, Lucia. Solo espero que conozcas tu lugar. Soy tu prioridad y exijo ser tratado como tal. Estarás disponible para mí como deseo o necesito.
" Sí, Maestro. Entiendo."

"Bien. Ahora tomaré lo que es mío." El Maestro Falcon se bajó la cremallera de los pantalones y agarró a Lucia, que seguía arrodillada. Empujó su rígida polla profundamente en su boca. Su grosor la llenó. Ella abrió mucho la boca para acomodarlo. Con su cabeza sujeta entre sus grandes manos, violó salvajemente su boca. Un empujón final en la parte posterior de su garganta liberó su semen en su boca esclava. Lucia tragó saliva y bebió su ofrenda nacarada.

Ven, esclavo. Continuaremos arriba.

Su corazón se hinchó con la completa felicidad que sentía al entregarse a él. Sabía con certeza que eso estaba bien. Fue perfecto. Mientras lo seguía, una pequeña sonrisa apareció en sus labios al saber que ella le pertenecía.


Licencia de Creative Commons

El viaje de Lucia (3) es un relato escrito por nenapeke publicado el 15-09-2020 17:27:29 y bajo licencia de Creative Commons.

 

 

31 No me gusta0

Comentarios  

Doro
+11 #1 Doro 16-09-2020 13:59
Una historia muy chula. Habrá más entregas?

Escribir un comentario

MÁS RELATOS

 Sometida por Internet
 Escrito por gatita_rosa

 Femdonia
 Escrito por Slipper

 Una noche de placer contigo
 Escrito por pandora sum de Nazgul

 Atraida por dominar
 Escrito por Natalia