Tiempo estimado de lectura de 15 a 19 minutos

Ama Carmen (cap.1)
Escrito por duq

CAPITULO 1


Carmen era una mujer con mucho carácter, su niñez, su adolescencia y su juventud no habían sido fáciles porque ella fue hija única en una familia muy reducida y cuya madre también tenía mucho carácter y el padre más bien ninguno, desde pequeñita fue una niña más bien gordita lo que origino que sus relaciones fueran complicadas e hizo que se fuera formando su fortaleza de personalidad. La universidad supuso para ella más que un avance en su formación académica ya que el estar fuera de casa, la independencia, el empezar a ser ella misma y el conocer todo aquello que solo había podido descubrir a través de sus extensas e intensas lecturas le hizo tener claro lo que deseaba para ella misma y lo que nunca más sufriría siendo una chica tímida que pasaba inadvertida.
Antes de la universidad conoció a Antonio, Toni o Toño le llamaban coloquialmente, que se enamoró perdidamente de ella en su primera cita, él tenía una personalidad muy maleable, un carácter muy manejable, moldeable, como a ella le gustaba y a él le gustaba que ella tuviese un carácter más fuerte, que fuese ella quien controlase y tomase las decisiones, ambos se sentían cómodos en la relación, ambos venían de familias acomodadas y el estando terminando su carrera en la universidad perdió a sus padres y a sus tíos en un terrible y fatal accidente de tráfico, aquello le marco mucho e hizo que apenas se quedase sin familia y que aún se refugiase más en Carmen, también quedo muy bien posicionado pues sus tíos no tenían hijos, tenían un patrimonio bastante cuantioso y él fue el heredero único de ambas familias por lo que económicamente no es que no tuviese problemas, es que no tenía ni porque buscar trabajo ya que se podía permitir el vivir de forma más que desahogadamente con su posición actual.
Carmen que ya tenía el control de casi todo en la pareja hizo unas inversiones muy rentables y puso el capital del que ambos disfrutaban a producir además de las numerosas propiedades heredadas, a Toño le pareció genial todo lo que decidía su querida Carmen.
También le dijo a Toño que su situación en ese momento les permitía acabar sus carreras y no tener que buscar trabajo para ganarse la vida, ahora se podían permitir hacer lo que siempre habían querido, Toño soñaba con escribir al menos un libro en su vida, la escritura era algo que le apasionaba y Carmen siempre había deseado convertirse en una diseñadora de moda al menos para su propia ropa y lencería, es decir de tallas un poco más grandes que esas modelos esqueléticas que era lo habitual, ella era defensora de los diseñadores de las tallas para mujeres normales con curvas y además que se sintieran orgullosas de sus curvas y guapas luciéndolas.
A Toni también le pareció bien la decisión de Carmen, bueno es que todo lo que decidía Carmen le parecía bien, así mismo le comunico su deseo de que cuando acabasen en la universidad se casarían en un boda que ella ya tenía pensada como le gustaría y se comprarían una casa, ahora con su posición actual, una buena casa con jardín y piscina en la mejor urbanización de la ciudad para poder vivir tranquilos, de forma muy privada y así desarrollar sus deseos.
- Hay otro tema del que tenemos que hablar Toni, le dijo Carmen en el transcurso de la conversación que estaban manteniendo.
- Claro cariño, de lo que quieras, dime.
- Veras que me pongo seria ahora porque es un tema delicado pero que debemos afrontar para que nuestra relación funcione y como pareja salgamos fortalecidos.
- Me estas asustando Carmen, sucede algo que yo desconozca, pregunto con ansiedad y temor Antonio.
- Toño, es obvio que nuestro sexo no funciona, no es bueno y no nos satisface a ninguno de los dos, simplemente nos conformamos y por lo mucho que nos queremos no afrontamos que tenemos un problema con ese tema.
Antonio entonces bajo la cabeza y no dijo nada, solo escuchaba a Carmen y sus temores crecían.
- Hemos de hablarlo y buscar soluciones, dijo Carmen.
- Yo estoy bien así Carmen y me gusta el sexo contigo, pero sé que tienes razón en lo que dices y hare lo que tú quieras, mi mayor deseo es que tú te sientas complacida y satisfecha, además no quiero que me dejes, solo quiero estar contigo y para eso hare lo que tú quieras que haga.
- Lo sé y es por eso que estamos hablando del tema, para buscar soluciones y que nuestra relación se fortalezca, debemos encontrar la manera.
- Carmen, hare lo que tu consideres que debo hacer, lo que tú quieras, dime tu, dijo el.
- No hace falta que te lo diga, ya lo sabes tu pero no estas precisamente bien dotado Toni y además apenas duras en tu erección cuando me penetras, yo deseo sentir más, quiero sentir más, mucho más y no quiero volverme loca pensando en ello o soñando con ello.
- Lo se Carmen, no sé qué decir, me siento avergonzado, dime que podemos hacer, si me pueden solucionar ese tema iré donde sea o hare lo que sea, que has pensado tu?
- No creo que tu problema tena solución medica Toni, tu polla es la que es y punto.
Yo no quiero engañarte con otros, no quiero hacer nada por ahí sin que tú lo sepas, quiero que lo que yo haga por fuera sea consentido por ti, que tu sepas y agradezcas el que yo pueda mantener otras relaciones, tener uno o más amantes, tener un buen sexo y satisfacerme sin necesidad de dañar la relación.
- Pero eso es peligroso Carmen, otras personas pueden en un momento determinado generar injerencias en nuestra relación, además como voy a agradecer yo eso?
- Lo agradecerás porque eso será lo que evite que nuestra relación se rompa y que te deje, lo agradecerás porque me veras feliz, complacida y tu debes desear verme feliz y contenta.
- Si Carmen, en eso tienes razón, dijo Toni bajando la cabeza.
- Al final se trata de la complicidad que se crea en una relación Toño, tu confías en mí?
- Plenamente Carmen, totalmente.
- Pues eso que dices sobre injerencias no sucederá, si pensase que pudiera suceder no crees que hubiese sido más sencillo el engaño?
Hace tiempo que lo hubiese hecho, pero no es lo quiero, te quiero a mi lado.
No quiero vivir en el engaño, quiero que tú lo sepas y te alegres de que yo disfrute y goce como merezco, quiero tener algo que tu no me puedes dar, pero sí que debes consentir.
Entendido?
- Si, te entiendo, pero … será duro para mí.
- Quizás al principio pueda serlo, pero si sigues las directrices que yo te marque y te comportas como yo te diga disfrutaras, de otra manera, pero lo harás, no creas que solo pienso en mí, pienso en los dos y todo esto es por lo mucho que te quiero y también porque quiero que estes a mi lado.
- Si Carmen, ya sabes que te hare caso, como siempre y será como tu decidas y dices.
En los siguientes días, último año de universidad para ambos, Carmen tuvo algunos encuentros sexuales en los que disfruto como ella deseaba, buscaba mediante una aplicación de telefonía específica para ello y muy privada chicos dotados y jóvenes de manera de que tuviesen muchas ganas de follar siempre, ya que ella no se conformaba con un solo polvo por cita, además disfrutaba de hacerlo en la casa que compartía con su Toni y en su cama, no le gustaba estar en sitios extraños y cuando quedaba con alguien a él lo enviaba al cine o a dar paseos hasta una hora determinada con la obligación de llamarla siempre antes de volver a casa, en esas ocasiones Toni siempre volvía excitado y sediento de Carmen, ella aprovechaba ese momento para disfrutar de los orales que le hacia su querido Toño en los que estaba adquiriendo una técnica muy placentera para ella, fue en esos encuentros en los que le animo a practicarle también oral en su culo y el al ver lo que ella disfrutaba con sus atenciones en esa parte de su cuerpo fue cuando él se obsesiono con ser capaz de darle aún más placer a su querida y amada Carmen, su vida.
En aquellos primeros encuentros después de follar Carmen con otro, Toni se ponía maniático en cuanto a la higiene y aromas del otro que la había penetrado y disfrutado de lo que el deseaba tanto adorar, pero con el tiempo Carmen le fue acostumbrando a no ser escrupuloso y a aprovechar lo que su amada le permitía sin plantearse nada más, más de una baba o resto de una corrida se comió Toni por expreso deseo de Carmen y con gran placer por parte de Toni porque complacer y obedecer a su querida Carmen era la felicidad para él.
También en aquella época tuvo su primera experiencia lésbica con una conocida de clase que hacía mucho que la agasajaba con sus miradas y con sus atenciones hasta que un día Carmen se atrevió y aquello no le disgusto del todo, es más repitió bastantes veces con esa amiga e hizo mucha confianza con ella y precisamente fue con ella con la que descubrió y con la que vivió sus primeras experiencias BDSM ya que su amiga un día la invito a una fiesta privada de un círculo reducido de chicas que disfrutaban de este tipo de relaciones.
Su amiga, Gloria que así se llamaba era dominante y tenía un par de conocidas habituales y sumisas que llevo a la fiesta, una para ella y otra para su amiga Carmen.
- No te cortes Carmen, estas chicas sumisas desean que te impongas y que seas clara en tus deseos, tu simplemente ordénale lo que te apetece, no dudes y que te vea segura, decidida y severa, es lo que ellas desean, es mas ya verás la sensación cuando la castigues o la azotes, ya verás como se excitan, disfrutaras mucho y la harás disfrutar, yo sé que tu llevas a una excelente Ama dentro de ti, así que relájate, no te cortes y sobre todo disfruta.
- Vale, pero ayúdame, soy muy nueva en todo esto, le dijo Carmen, que aunque deseosa de conocer esa parte suya dominante temía que la inexperiencia la dejara mal.
La chica sumisa de Carmen, tendría unos 20 años más o menos, delgada, algún tatuaje, pechos pequeños pero bonitos, depilada totalmente y con pelo corto, era mona, aunque iba vestida de manera horrible.
Su amiga Gloria le dio a Carmen cuando aún no se habían bajado del coche una correa y un collar de cuero.
- Ahora cuando lleguen las chicas, coge a la tuya y ponle el collar con la correa enganchada, ella lo entenderá y prepara tus pies para disfrutar ya que mientras tomamos algo o mientras charlamos en el local la deberás tener a tus pies.
- Como se llama la chica?
- Se llama perra, dijo Gloria sonriendo, no Carmen, se llama Silvia tu chica, pero céntrate, es sumisa y por tanto disfruta cuando la humillas, además con cada humillación crece tu poder sobre ella y eso hará que te haga disfrutar mucho más, llámala perra, puta, guarra, cualquier cosa que se te ocurra y veras lo cerda que se pone y te pone a ti.
- Son muchas novedades Gloria, pero me gusta lo que me dices, me excita.
- Mejor así, vamos a pasarlo genial y a disfrutar.
Se bajaron del coche y entraron en el local, cuando se identificaron les indicaron que había dos chicas que las esperaban y les señalaron donde estaban, ellas fueron hacia allí y justo cuando llegaron, Carmen detrás de Gloria, ambas chicas se arrodillaron y besaron los pies de las dos, Carmen sintió poder y excitación por aquel acto, le gusto, entonces vio que Gloria estaba poniéndole el collar de cuero a su chica y ella también hizo lo mismo, su chica lo recibió con placer, con gusto y volvió a besar los pies de Carmen.
- Desnudaros las dos y dejar vuestra ropa en esa taquilla, les dijo Gloria.
- Si Ama Gloria, dijeron ambas.
Entonces cuando se habían desnudado Gloria saco dos tangas de hilo y se los dio a las dos.
- Poneros esto, que vayáis de putas perras que es lo que sois.
- Si Ama Gloria.
Carmen estaba atónita, sorprendida y algo descolocada por tanta novedad pero aquello no le desagradaba, la excitaba.
Cuando las dos sumisas se habían puesto los tangas con un tirón de la correa se las llevaron hasta el interior del local, allí había diferentes apartados, eligieron uno tranquilo, más alejado de la pista de baile y de las cruces y potros que había para inmovilizar a las sumisas y azotarlas.
Se sentaron y Carmen pudo ver que casi todo eran parejas de mujeres, más jóvenes o más mayores, pero la mayoría llevaban a sus sumisas, había alguna dominante suelta y alguna sumisa suelta pero no era lo habitual.
Gloria ordeno a su sumisa ir a buscar unas bebidas para ella y su amiga Carmen, cuando la chica se fue aprovecho para decirle a la sumisa de Carmen.
- Espero que hoy te comportes perra, mi amiga es nueva en esto pero tiene muchos deseos, de ti depende que lo pase bien o mal, si ella lo pasa mal tú lo pasaras muy mal y yo me encargare de ello, entendido?
- Si Ama Gloria, entendido.
- Atiende perra, a mi amiga le gusta que la coman bien por todos sitios, especialmente pies, coño y culo, así que ya sabes perra.
Carmen casi estaba sofocada por el lenguaje, por lo directo de las expresiones y porque se trataba de no disimular, de no tratar de quedar bien, solo pedir lo que se deseaba, algo que ella siempre había soñado.
Su sumisa estaba a sus pies y los besaba con verdadero deseo.
- Quítame las sandalias, le ordeno Carmen.
- Si Ama.
- Ahora podrás lamerlos mejor, hazlo.
Era casi verano, casi final del curso y Carmen llevaba unas sandalias de medio tacón rojas, su vestido también era rojo, con una falda con algo de vuelo hasta la rodilla y más ajustado por arriba, aunque Carmen no estaba delgada ya que tenía bastante pecho y algún kilo de más, le gustaba ponerse ropa ajustada que realzase sus curvas y su pecho.
Llego la otra sumisa con las bebidas, las sirvió y Gloria le ordeno quítale el pantalón vaquero que ella llevaba, se abrió la camisa y se quedó con la camisa abierta en sujetador y braga, que eran negras y que Carmen conocía bien, la sumisa le quito los zapatos y también le lamia los pies.
Gloria bajaba sus manos y le pellizcaba los pezones, se los estiraba y la sumisa gemía de placer por esas atenciones de su Ama, su lengua se ponía más rápida a cada pellizco, su motivación era mayor, eso no pasó desapercibido para Carmen.
- Lo haces muy bien perra, le dijo Carmen a su sumisa.
- Gracias Ama, le respondió.
- Quiero sentir bien tu lengua en los tobillos y en toda la planta del pie perra, le ordeno Carmen.
Su sumisa empezó a lamer por toda la planta y los tobillos entonces Carmen bajo una mano agarro uno de sus pechos y pellizco el pezón, sin soltarlo lo estiro y retorció, en ese momento sus sumisa gemía y Carmen se dio cuenta que aquella lengua ahora le daba el doble de placer y no solo eso si no que las manos de la sumisa subían por las piernas de Carmen acariciándolas, la sumisa estaba muy excitada.
- Veo que te gusta duro, verdad perra, le dijo Carmen sin soltar aquel pezón.
- Si Ama, me gusta.
Entonces Carmen bajo la otra mano y cogió el otro pezón aplicándole el mismo castigo, Carmen estaba sintiendo una excitación que no conocía, se sentía poderosa y aplicar esa dureza le gustaba, la reacción en su sumisa no se hizo esperar, la perra subía su boca por la pierna de Carmen que ya estaba muy excitada pero que no quería dejarse llevar por solo ese deseo, quería más, más poder sobre esa sumisa, más excitación, mientras Gloria se besaba apasionadamente con su sumisa Carmen soltó uno de los pezones y a mano abierta le dio un bofetón a su sumisa, la chica que no lo esperaba casi se cae hacia atrás pero aquello la encendió, Carmen vio el fuego en su cara, la pasión y la excitación que ella sentía aún era más en la sumisa, sin pensarlo ni un instante le dio dos bofetones más.
- Acaso te he dado permiso para subir tu boca?
Acaso tienes permiso para besar y lamer algo que no sean mis pies?
Su sumisa con cara de sorpresa y excitación le respondió.
- No mi Ama Carmen, lo siento, perdóname.
Entonces Carmen acerco su cara a la de la sumisa, la beso en la boca, le metió su lengua y dejo que jugase con ella y la disfrutase unos segundos, luego se separó un poco y le dijo.
- Cuando quiera que me comas algo mas ya te lo ordenare perra.
- Si mi Ama.
- Besa mis pies perra.
La sumisa bajo su cabeza y empezó a besar los pies de Carmen no como lo hacía antes, ahora lo hacía con más deseo, más pasión, más excitación y eso a Carmen le agrado.
- Muy bien Carmen, le dijo Gloria mientras su sumisa ya le estaba comiendo el coño, así me gusta, que te impongas, que digo que si deseas azotarla solo tienes que decírselo, ella te traerá una fusta o vara, lo que quieras.
- De momento no, todo a su tiempo, le dijo Carmen que ya estaba muy excitada.
Entonces se puso en pie y le indico a su perra que la ayudase a quitarse el vestido, después se quitó el sujetador y cuando dejo sus pechos al aire le ordeno a su sumisa que se los lamiese.
Como loca se tiro su perra a esos hermosos pechos, acariciándolos, lamiéndolos, besándolos y disfrutando de ellos además de hacer disfrutar a Carmen que aunque contenida tuvo su primer orgasmo cuando la lengua de su perra iba alternando pecho, pezón y axila para el placer de Carmen, nunca le habían lamido la axila, bueno nunca había hecho muchas cosas pero aquello le gustaba, la excitaba sobre todo por la entrega en darle placer de su sumisa sin apenas pensar en el placer de ella misma, la muy perra estaba disfrutando de darle placer a Carmen.
Cuando se corrió de manera tímida y silenciosa agarro del pelo a su sumisa y le separo la cabeza de su pecho bajándosela de golpe y con autoridad hasta su braga, entonces le ordeno a su perra que se las quitase con su boca y que lamiese las bragas que ya estaban empapadas, Carmen ya estaba totalmente dominada por el placer y apenas se cortaba, recordaba las cosas que había leído sobre BDSM y lo que había soñado alguna vez sobre como desearía que la sirvieran y lo que ella desearía hacer sin tener que dar explicación alguna.
Con su sumisa con su braga en la boca, adorándola Carmen casi se corre otra vez, la imagen le resulto muy morbosa, agarro a la sumisa de una oreja y le aplasto su cara contra su coño que estaba deseando recibir atenciones.
- Trágate todo mi placer perra, eso me gustara y tendrás más, le dijo.
La sumisa apenas pudo responder su boca estaba muy ocupada en el coño de Carmen, entonces Gloria que estaba de rodillas encima del sofá para su sumisa le pudiese comer bien el culo acerco su boca a la de Carmen y ambas se dieron un largo y húmedo beso entrelazando sus lenguas.
Carmen se corrió otra vez y su sumisa trago de nuevo toda su corrida, ella mojaba mucho, tenía un flujo denso y además mucho pero su sumisa lo trago todo y aun quería más, la tenía muy excitada y atenta, Carmen se dio media y se puso como su amiga Gloria, quería que su sumisa le comiese el culo algo que no hizo falta ordenárselo, cuando Carmen termino de colocarse como quería la boca de su sumisa ya estaba lamiendo el ano de su Ama y tratando de humedecer todo su culo, aquello hizo que Carmen aunque se había corrido ya 2 veces comenzase a gemir de nuevo y a gozar como nunca antes lo había hecho, se dejó llevar y en tan solo unos minutos la boca de su perra la llevo a un nuevo orgasmo lamiéndole su culo.
Fue entonces cuando decidió probar aquello que había vista tantas veces en videos, aquello que le llamaba la atención y que no sabía que un día podría probar.
Se dio media vuelta y volvió a sentarse.
- Ve y tráeme una fusta perra, le ordeno a su sumisa.
Ella fue hacia donde estaban los artículos para azotar y vino con una que entrego a su Ama.
- Le he traído esta mi Ama, que después puede llevarse ya que es un regalo de la casa, va marcada con el nombre del local.
- Bien, ponte apoyada aquí y tu culo lo quiero preparado.
- Si mi Ama.
La sumisa se puso como ella quería y con toda la excitación que llevaba Carmen empezó a darle azotes en el culo a su perra, los primeros fueron para coger distancia y aprender cómo iba aquello, después le fue cogiendo el gusto y placer, disfrutaba a cada azote y el culo de su perra quedaba cada vez más rojo, pero ella disfrutaba, se notaba el componente masoquista de aquella chica que le gustaba que se fuese dura con ella, cuando ya el culo de la sumisa ardía y estaba de un precioso color rojo le ordeno a su perra traerle una vara, algo que ella hizo con deseo y ansiedad, era obvio que deseaba la severidad.
Cuando le entrego la vara Carmen la acaricio y noto la suavidad de la misma, después la hizo sonar cortando el aire y su sonido ya era excitante el solo, después puso a la perra en posición y a cada azote la marca lineal que dejaba en su culo era una maravilla para quien por primera vez estaba probando aquello y disfrutando del placer del poder que da infligir castigo a su perra.
Cuando termino de darle aquellos azotes a la sumisa ella se tiro al suelo a besar y lamer los pies de Carmen, agradecía lo recibido y sin tener autorización para ello cogió la mano de Carmen que sostenía la vara y la beso con veneración agradeciéndole sus atenciones.
Carmen se sentó y entonces pudo ver un fino hilillo de flujo que recorría la pierna de la perra, desde su coño hasta la rodilla, dedujo que se había corrido mientras era azotada y eso aun la hizo disfrutar más de aquella experiencia.
Bajo una de sus manos y agarro un pezón de la sumisa, lo pellizco y lo retorció, la perra reacciono con un gesto de dolor y de placer a la vez, de nuevo le puso su cara entre sus piernas y la perra le arranco al menos un par de orgasmos más mientras ella admiraba el ambiente y bebía su copa, eso era lo que deseaba, ahora lo tenía claro, deseaba obtener su placer sin tener que corresponder y sin hacer nada, ella pensaba que lo merecía y así lo quería.
La noche de fiesta y descubrimientos llego a su fin y cuando Carmen se vestía para irse a casa la sumisa se agarró a su pierna y besándola le suplicaba e imploraba que por favor repitiera la experiencia con ella, que la volviera a llamar, aquello conmovió a Carmen que no estaba acostumbrada a ser la receptora de estas pasiones, le dijo a la sumisa que se lo pensaría pero que llegado el caso querría más de ella, a lo que le respondió la perra que estaba dispuesta a entregarse totalmente, que esa noche con ella había sentido cosas y tenido sensaciones que pese a toda la experiencia que tenía antes nunca había sentido, Carmen le cogió su número de teléfono móvil y le dijo que lo pensaría y la llamaría.
Tuvo más de una sesión con aquella sumisa que tanto le enseño y que quedo prendada de Carmen como Domina, también con alguna otra y alguna que otra visita más a aquel local en el que tanto aprendió y tan bien lo paso.
La sumisa Silvia se hizo una regular en las sesiones con Carmen, era obediente, entregada, morbosa y con la que Carmen aprendió y probo muchas cosas.
Cuando ya Carmen tenia un poco de experiencia empezó a tener sesiones con sumisos y ahí culmino muchas enseñanzas y agrando sus conocimientos.
El curso finalizo y llego el momento de volver a casa y cerrar aquella etapa de su vida en la que había disfrutado mucho y aprendido también mucho, pero sobre todo había decidido cuales eran sus prioridades y como cumplir sus deseos, había encontrado su camino y ya tenía sus objetivos marcados.
El viaje de vuelta lo hicieron en tren ya que Toni no era un conductor experto y ella no tenía ganas de conducir, además el coche que usaban era uno viejo y Carmen se deshizo de él, así que organizo que toda la mudanza la hiciese una empresa especializada y ella reservo para los dos un compartimiento privado en primera clase de un tren pullman lo cual les daba la tranquilidad y privacidad que ella deseaba para ese viaje, su idea era la de hablar con Toño de los planes de vida en la vuelta a la ciudad natal de ambos, de que harían y como seria todo, ni que decir tiene que Antonio no puso objeción alguna a como ella había organizado el viaje, todo le pareció una excelente y maravillosa idea de su querida Carmen.
Cuando ya estaban acomodados y el tren en marcha les sirvieron unas bebidas.
- Vamos a aprovechar para charlar de todo lo que ahora tenemos que hacer Toni, le dijo.
- Claro cariño, me parece genial, respondió el.
- A mí no me apetece nada, absolutamente nada volver a casa con mi madre hasta el día de la boda, además ya me he acostumbrado a nuestra vida y no quiero renunciar a eso, a nuestra independencia, por lo que nos instalaremos en la casa de tus tíos, que es una casa mas cómoda, grande y esta en un buen barrio.
- Me parece una buena idea Carmen, pero eso le sentara mal a tu madre.
- Por mi madre no te preocupes, de ella me encargo yo, ella piensa que aún puede manejarme como si fuese una niña y de niña nada de nada, así que eso no me preocupa.
Tenía más temor por todos los recuerdos de esa casa para ti, que te hicieran mal y por eso he enviado a una empresa de limpieza a dejar la casa lista para habitarla hoy mismo y sin nada de decoración que pueda recordarte a tu familia, fotos, cuadros, etc.
- Has tenido una excelente idea Carmen y te lo agradezco.
- La casa está en un barrio bueno y estaremos cómodos mientras buscamos nuestra casa en una urbanización, además es una casa grande y nos permitirá muchas posibilidades para todo lo que queremos hacer y las diferentes estancias que necesitamos ocupar.
He hecho una lista con lo que necesitamos urgente de comida y bebida, tómala, cuando lleguemos te vas al super y compras todo esto.
- Piensas en todo Carmen, es genial, creo que hay un super no muy lejano, iré a ese.
- Tu compra todo lo que pone la lista.
- Claro Carmen.
- No sé si hoy o mañana o en los próximos días iré a visitar a mi madre, buscare la casa que queremos para comprar y organizare nuestra boda, por cierto que necesitaremos un coche, hay un modelo que me gusta mucho así que mañana mismo iré a verlo y si me gusta lo compraremos.
- Estupendo te acompañare Carmen.
- No Toni, tú te quedaras en casa, debes deshacer los bultos de la mudanza e ir ordenando todo, de lo del coche me encargo yo personalmente.
Debes mentalizarte ya Toni de obedecerme sin rechistar en lo que te digo, que no tenga que estar repitiéndote lo mismo una y otra vez, nuestra vida ha cambiado y tú solo debes preocuparte de obedecerme, yo me encargare del resto.
Además es que mañana debo salir porque he quedado a tomar café con algunos contactos que me han enviado su interés en la aplicación de citas, he pensado que follar me vendría bien para relajarme todo este agobio de la mudanza, así que hago todo eso por la mañana.
- Vale Carmen, como tu digas, dijo Toni bajando la cabeza.
- No te preocupes Toño que también pienso en ti y ya sabes, si estoy contenta tu estarás contento y te hare una paja cuando haya follado además de permitirte comerme el coño y el culo como te gusta.
- Y yo te lo agradezco mucho Carmen pero es que también me apetecería poder follarte yo y así disfrutar como lo hacíamos antes.
- Mira Antonio ya te lo he dicho más de una vez pero te volveré a repetir, tu no me vas a follar nunca más, me provoca desazón, ansiedad y sobre todo me baja mi libido y sin ese deseo en mi cuerpo terminare por no hacerte más pajas o no dejarte que me comas nada nunca más o simplemente dejarte, dime que prefieres?
- Hare lo que quieras Carmen, ya sabes que lo hare pero por favor déjame disfrutar también.
- Lo harás tonto, lo harás pero debes obtener placer de mi placer, de todas formas te permitiré a veces que me acaricies el pecho y te hagas una paja, así te calmaras, aunque he de decirte que estas más motivado cuando tienes deseos y excitación, no cuando los has satisfecho, por lo que también he de plantearme ser más severa con tu castidad, me gusta que estes atento a mí, a servirme y a que este siempre contenta y complacida.
- Si Carmen, gracias y perdóname.
- Ahora estas entrando en razón, así mucho mejor Toño, esa actitud me gusta más, venga repítelo.
- Vale, perdóname Carmen, me gusta verte feliz y hare lo que sea para verte feliz.
- Así está bien, cuida palabras y tus modales conmigo Toño, es importante y has de corregirte en muchos aspectos que te iré diciendo.
Dime Toño sigues manteniendo relación con tu amigo Cristóbal?
- Si claro, por qué?
- Porque en los próximos días deberás organizar el que venga un día a casa a verme, tengo interés en plantearle algo y dudas de como reaccionara.
- No entiendo Carmen, que es lo que quieres de Cristóbal, ya sabes que es una persona un tanto extraña, solitaria y muy introvertido, no creo que te sirva como amante.
- No lo quiero como amante Toni, es algo diferente y quisiera comprobar si son ciertas mis intuiciones sobre él.
- Ya pero escúchame lo que te digo Carmen, él es …
- Ya basta Toni, limítate a organizar la cita cuando te lo diga y deja de darme consejos o decirme lo que es o no mejor para mí, no me hagas enfadar, te he dicho ya muchas veces que te límites a obedecer cuando te digo algo.
- Perdona Carmen, lo hare cuando me digas.
- Algunas veces me pones que me quedo con las ganas de castigarte como a un niño pequeño Toni, quizás algún día lo haga y ese día aprendas de una vez.
Toño se quedó en silencio y aquellas palabras se quedaron grabadas en su memoria.
- En la nueva casa contrataremos servicio para la limpieza y comida, etc., pero tú te seguirás encargando de que todo vaya bien y funcione Toni, tú ya sabes que no me gusta hacerme cargo de las labores domésticas pero sí que quiero y me gusta que todo esté en su sitio, en orden, limpio y como debe estar y tú te encargaras de que así sea, entendido?
- Claro Carmen, no te preocupes.
- No sé si te das cuenta Toni pero he madurado mucho en este último año, he experimentado y he aprendido mucho sobre mí misma, ahora ya tengo muy claros mis deseos de vida futura, se cómo quiero que sea y entre esos deseos está el convertirme en una Domina experimentada, deseo y quiero gozar de esos placeres y también ir sometiéndote cada vez más hasta que seas mi esclavo sumiso para todo lo que yo desee, entiendes lo que te digo?
- Si que lo entiendo Carmen, no es la primera vez que me lo dices, pero es algo que me atemoriza un poco, es algo desconocido para mí, sé que no para ti y aunque solo quiero estar contigo no sé cómo puede ser esa relación, ni si yo estoy preparado para eso, cuando me comentaste que empezaste con esos juegos me dio algo de temor el pensarlo o verme yo en ellos.
- No son juegos Toni, para mí no lo son, han sido experiencias y son un estilo de vida alternativo al convencional y tus temores son normales, se teme a lo desconocido, por eso has de ir conociéndolo y conocerte a ti, solo a ti te dejare que te tomes tu tiempo, es probable como dices que ahora no estes preparado, pero lo estarás en un futuro, más próximo que lejano, es obvio que eres un sumiso nato en potencia y yo una Domina, por lo que solo deberé esperar a que te entregues como yo deseo a mi poder.
- Ya estoy entregado a ti Carmen.
- Hablo de entrega plena a mí, de estar bajo mi tutela, a que sea la Dueña de tu persona, de ti y de todo lo tuyo, que obedezcas ciegamente sin plantearte nada más, solo obedecer y que tu mayor obsesión sea complacerme.
- Eso ya lo hago Carmen.
- No, no lo haces aun, pero lo harás, te someteré tranquilamente, ya lo hago poco a poco y tu gozaras de estar a mis pies, entregado a mí.
- No sé qué decirte Carmen.
- Ahora no debes decir nada, ya lo dirás en su momento.
- Bueno pero con esto que me dices ahora entiendo el que quieras ver a Cristóbal.
- Eres un chico listo Toño.
Hemos de avanzar, no estancarnos y progresar en nuestros deseos, en este caso en mis deseos que porque yo así lo decido serán los tuyos.
- Si Carmen.
- Otra novedad y otra cosa en la que avanzaremos es que ya no quiero que te vayas cuando lleve a algún amante a casa, quiero que estes presente, de momento en la casa, quizás más adelante te permita ver cómo me follan y me dan placer.
- Eso es cruel Carmen, piénsalo bien por favor.
- Lo he pensado y lo he decidido, algún problema?, dijo Carmen alzando un poco la voz y mirando fijamente a Toni.
- No Carmen, lo que tú quieras.
- Piensa antes de hablar Toni, tu vida va a cambiar mucho desde ahora y mi comprensión contigo tiene un límite, si he de plantearme nuestra relación dímelo ahora, pero no me pongas a prueba con cada decisión que tomo, no soporto que me cuestiones.
Mírame a los ojos Antonio, mírame, le dijo subiendo el volumen.
No quiero que estes donde no quieras estar, quiero que estes solo donde tu decidas estar y porque tu decidas estar.
Y si estas a mi lado son mis reglas y mis normas, disfruta de ellas que aún no se te han puesto todo lo severas que serán en el futuro.
Pero sobre todo, no estes donde no quieras estar.
El aunque la miraba a los ojos estaba atemorizado, la escuchaba y solo pensaba que sin ella no sería nadie, que le parecía bien todo lo que ella decidía aunque a él no le agradase en principio pero eso permitía que el siguiera a su lado y además ella siempre conseguía que el disfrutara a posteriori de esas decisiones que tanto le constaban.


continuara ...

agradezco comentarios y también criticas


Licencia de Creative Commons

Ama Carmen (cap.1) es un relato escrito por duq publicado el 27-06-2022 10:00:39 y bajo licencia de Creative Commons.

Ver todos los relatos de duq

 

 

27 No me gusta0
Comentarios  
Chica Alemana
+1 #1 Chica Alemana 30-06-2022 02:53
me ha encantado la historia :)
PARTICIPA!! Escribe tu opinión

MÁS RELATOS

 El perro gay (2)
 Escrito por pandora sum de Nazgul

 Un dia en el trabajo... con mi amo
 Escrito por Enrique

 Vacaciones perturbadoras
 Escrito por Nina Sharp

 Se mi perra
 Escrito por pandora sum de Nazgul



   ACCESO USUARIOS

   
   
   
   BÚSQUEDA AVANZADA