Tiempo estimado de lectura de 5 a 6 minutos

Presentación
Escrito por sumi mia

Empezaba una nueva etapa en mi vida, quería independizarme y ser libre, poder hacer lo que me viniera en gana y lo conseguí tras varios años de duro trabajo.

(muy típica la frase), al igual que, por un error humano.
Empezaba una nueva etapa en mi vida, quería independizarme y ser libre, poder hacer lo que me viniera en gana y lo conseguí tras varios años de duro trabajo.
Me metí en un piso compartido, se supone que con muchachas de mi edad, cuando descubrí que no era lo que yo pensaba…

-Es enorme, cuántas habitaciones-le digo al casero tras mirar la casa
-Dos chicas más, llegarán a lo largo de la tarde-dice tranquilo-tus llaves-me las ofrece
-Gracias-le digo cogiendolas
El se despide y se va del piso.
-¡por fin tengo mi libertad!-grito con alegría
Cojo mis maletas y las coloco en la habitación que he escogido.
-¿Cómo serán las demás?-digo mientras deshago la maleta-espero que no sean escandalosas, me gusta la tranquilidad.
Escucho el sonido de unas llaves, la puerta de entrada se abre, unos pasos entran dentro.

-Que pronto han llegado-digo para mí
Salgo de la habitación y veo a dos hombres, me quedo totalmente paralizada, ellos me observan.
-Buenas tardes, somos tus compañeros de piso-me dice uno de ellos
Me giro y me encierro en mi habitación.
-no puede ser, ¿Que les paso a las muchachas?, Tengo que llamar al casero-digo para mi.
Cojo mi móvil y marco.
-Buenas, ¿Que ocurre Lulú?-dice tranquilo el casero
-Hay dos hombres en la casa, creo que les pasó algo a las muchachas.-digo alterada
-voy para allá-dice mientras me cuelga
Es muy extraño, no parecen querer forzar la puerta, me quedo escondida detrás de la cama.
Escucho la voz del casero, pasados unos minutos.
-Estoy salvada-digo feliz
Salgo fuera.
-Lo siento Lulú ha sido un error mío-dice el casero disculpándose
No entiendo nada.
-Este piso va para estos dos hombres, tienes que marcharte, en cuanto tenga un sitio libre te avisaré, te devolveré tu dinero-dice nervioso.
-pero… era mi libertad.. mi puerta..-digo bloqueada
Voy hacia mi habitación y empiezo a meter las cosas en la maleta, pensando en la libertad que hubiera tenido.
Veo que el casero habla con uno de ellos y luego viene hacia la habitación.
-Gabriel, me dice que no tiene problema con que te quedes, ambos tendrán un respeto absoluto, al igual que pide que tú lo tengas con ellos.

-¿Puedo quedarme entonces?-digo ilusionada
-¿Estás totalmente segura de querer quedarte con ellos?-dice sorprendido
-solo quiero mi libertad-le digo
-pues ya está, me retiro-dice marchándose
Se despide de ambos hombres y se va, vuelvo a colocar las cosas, sin prestar atención.
-menudo lío ha montado el casero, es culpa suya está situación, pero es normal que los escogiera, es más cantidad de dinero... aunque no se que le ha podido contar a ellos, ¿Qué explicación le dió para entrar en la casa?,

¿Les dijo lo que le conté por teléfono?, Menudo concepto pueden tener de mí, ¿debería de pedir perdón?, Además ellos han dejado que me quede, debería de agradecerlo al menos. Me muero de vergüenza, pero tengo que hacerlo, debería de mostrar educación, después de lo que han hecho-digo para mí


Observó la entrada, se han ido de allí, quizás estén deshaciendo la maleta, salgo de la habitación y me dirijo a uno de los cuartos, hay uno de ellos, está observando la estantería llena de libros.
-buenas tardes-le digo
-buenas tardes, ¿En qué puedo ayudarte?-me observa en ese momento
Siento algo extraño, hubiera preferido que no me estuviera mirando.
-Bueno… siento mucho.. el jaleo que he montado

-No se a que te refieres-creo que en ningún momento ha dejado de mirarme
-he llamado al casero, porque pensaba que les había pasado algo a mis compañeras de piso.
-No te preocupes
Le miró, ¿No le cambia el rostro?, ¿No está enfadado?, Realmente fue culpa del casero.
-también quería agradecerte o agradeceros que me dejarais permanecer aquí, para mí es algo importante.
-mientras exista el respeto por ambas partes, no existe problema alguno.-responde
-Soy Lulú por cierto, antes no me presenté-no se si ofrecerle la mano o darle dos besos, me quedo observando sus movimientos.
-Gabriel-él no se mueve tampoco, solo me mira
-No te quito más tiempo, gracias-digo incómoda, salgo de la habitación.
Me es raro, ¿Por qué es tan frío?, Quizás le molestó algo.. me quedo pensando… me fui sin decir nada, cuando entraron, deje a su amigo con la palabra en la boca, ¿Quizás fue eso?, No, es normal mi reacción.. da igual, solo tengo que pensar que soy libre.. observó el salón y la televisión, quizás luego vea algo.
-Hola-me dice el otro muchacho que sale de la cocina
-Hola, siento mucho mi comportamiento de antes, dejarte con la palabra en la boca, no fue correcto, así que lo siento-me disculpo
-Te vi bastante asustada, así que no te lo tengo en cuenta-me sonríe
-Gracias, por cierto soy Lulú-le digo le extiendo la mano
-Mi nombre es Leo, bueno no es mi verdadero nombre, pero me dicen así, me gusta-observa mi mano y la estrecha
-Gracias también por dejar que me quedé
-No es nada.
Parece más tranquilo y cercano, siento comodidad con el.
-Espero que disfrutes de tu "libertad"-me dice el
-¿"Libertad"?-le miro confundida
-¿Pagar un piso es libertad?-arquea la ceja
-Pero si alejarme de mi entorno, puedo hacer lo que quiera
-¿Sabes que en todos los pisos compartidos hay normas de convivencia?, Cuando convives con más gente, no puedes armar un escándalo a las dos de la mañana porque vengas borracho, no puedes pasear desnudo… sigues estando encerrado, te van a seguir observando.
-Bueno, pero no son mi familia
-En eso te doy la razón-me sonríe Leo
-bueno, pues encantada, he quedado para hacer unas compras-le sonrio y me marcho
----

Después de una larga sesión de compras y de una breve llamada de mi amiga Sara, quedamos en el bar de enfrente de su antigua casa.

-¿Tú estás bien de la cabeza?-dice cabreada Sara tras contarle lo ocurrido
-Si-digo tranquila
-te vas de alquiler con dos tíos que no conoces de nada
-efectivamente
-¿Tú te estás oyendo?-sigue cabreada
-El casero se hace responsable, además, no parecen malos-la intento tranquilizar
-¿Que tiene que ver?
-mmmm, que no me pasará nada

Ella me observa de brazos cruzados

-Se cuidarme sola-le miro
-eres un desastre
-todos tenemos defectos
-sensible, no tienes salero alguno, sin picardía... entre otras muchas cosas que me ahorro
-si tengo picardía
-¿Qué edad tienen?
-Quizás cuarenta…-digo calculando
-te dan dos vueltas, como te suelten alguna, te dejan tiritando
-No voy a volver a casa, necesito que me apoyes
-Solo quiero que lo recapacites, por tu bien, se como eres.
-Pero…¿me apoyas?.
-no me queda más remedio es tu decisión
-Gracias

Cuando entro en casa ambos están comiendo.
-¿Quieres acompañarnos?-me dice Leo
Observó a Gabriel, él me mira en ese momento.
-No, no tengo hambre-digo tras una pausa, sin dejar de mirarle


Vuelvo a mi cuarto, me quedo sentada esperando a que se vayan de la cocina para cenar. Cuando todo queda en silencio, me deslizó con pasos suaves, abro el armario y cojo unas patatas, no me apetece hacer ruido ahora mismo.
Me siento en la mesa y cojo patatas, mientras observo la pantalla del móvil, hago un zapping por noticias y novedades, no me doy cuenta de que Gabriel está en la cocina también, hasta que escucho el agua del grifo caer, me sobresalto, no me lo esperaba, él se gira con el vaso de agua, observa mis patatas y luego a mí.
-No creo que eso sea cena, quizás deberías de cambiar el menú-dice tranquilo mientras se va.
Me quedo bloqueada, lo siguiente que hago es casi inconscientemente, cierro las patatas y saco la sartén de los filetes, preparo unos cuantos, cuando me giro para volver a la mesa, le veo observandome desde la puerta.
-¿Por qué lo has hecho?-pregunta
Me quedo parada, no se que decir, intento pensar lo más rápido que puedo, pero me siento nerviosa y avergonzada, tampoco deja de mirarme, lo cual hace que sea más difícil que reaccione.
-acompañamiento-digo cómo puedo
-¿Seguro?-dice tranquilo
Me cuesta trabajo entenderlo, es muy fácil de contestar, pero me cuesta hacerlo.
-Si, ¿Por qué si no?-digo nerviosa
-Cuando encuentres la respuesta, me harás las preguntas correctas, piénsalo.-se aparta de la puerta y se marcha.


Licencia de Creative Commons

Presentación es un relato escrito por sumi mia publicado el 06-08-2020 20:30:51 y bajo licencia de Creative Commons.

Ver todos los relatos de sumi mia

 

 

12 No me gusta0
Comentarios  
Anonimo
+11 #4 Anonimo 10-08-2020 18:59
Me gusta :)
Rosa Negra
+16 #3 Rosa Negra 07-08-2020 01:48
bonita fantasia. es delicado y muy bonita. Que bien escribes
Dan
+15 #2 Dan 07-08-2020 01:24
Muy bueno
Damn
+14 #1 Damn 06-08-2020 23:51
Me gusta, pero le falta un poco de accion
PARTICIPA!! Escribe tu opinión

MÁS RELATOS

 historia de una sumisa 6
 Escrito por joaquín

 Lorena la muy zorra
 Escrito por Nenapeke

 Historia de esther
 Escrito por malvado diplomatico

 Degradación familiar IV
 Escrito por Lena



   ACCESO USUARIOS

   
   
   
   BÚSQUEDA AVANZADA