Tiempo estimado de lectura de 2 a 3 minutos

Un deseo
Escrito por Nazgul

Me quito el cinturón…… tu estas en tensión, algo nerviosa. Cubro tus ojos con un pañuelo negro y deslizo mi cinturón por tu cuello mientras hago que la fuerza que ejerce te haga caer sobre la cama.
Tengo acceso absoluto a tu cuerpo, no puedes negarme nada de lo que quiera y eres consciente de ello. La falta sensorial de tus ojos vendados hace aumentar la tensión que sientes en esos momentos.
Tu propia imaginación te atormentará psicológicamente con mucha más eficacia que cualquier acto que pueda hacerte.

Con ambos brazos y extrema suavidad abro tus piernas totalmente y con mi mano izquierda separo tus labios ya distendidos metiéndote mi dedo pulgar y haciendo una punta de flecha con mi mano derecha.
Todavía suavemente empiezo a insertar mi mano en tu vagina. Los pliegues están resbaladizos y suaves como el terciopelo mojado. Mi mano ya ha abierto tu útero, mis dedos entran en lo que se siente como el cuello de una bolsa de cuerda que se abre. Usando solo fuerza moderada, deslizo mi mano hacia adentro hasta que solo puedo ver mi antebrazo por encima de la muñeca.

Tu cuerpo recuperándose de la conmoción de mi entrada reacciona. No puedes evitar sentir un intenso espasmo y tu húmeda y angelical vagina agarra y aprieta mi mano, solo mis dedos en tu matriz permanecen libres. El fluido se filtra tan lentamente por mi muñeca que no se acumula.

¿Cómo puedo expresar la alegría de sentir tú líquido, tu fluido, lo más profundo e íntimo de ti?

A medida que tu vejiga se vacía, hay más espacio para mis dedos. Suavemente bombeo mi brazo, expulsando lo último de tu interior. Bombeo mi brazo con mayor vigor. Tu abdomen se ondula trazando el paso de mis nudillos profundamente dentro de ti.
Y llega de repente, sin avisar….. explotas mientras no dejo de sonreír mirando tu cara con el pañuelo en tus ojos, mirando tu expresión, mirando tu alma.

Empiezas a perder la noción del tiempo, no eres mente, solo eres un cuerpo que nota las embestidas de mi mano entera en el interior de tu vagina.

Solo han sido unos minutos, pero tu sensación es tan estremecedora y tu capacidad de razonamiento tan escasa en ese momento que si te dijera que han pasado horas lo creerías. Vuelvo a obligarte a levantar con la ayuda del cinturón que aun tienes en tu cuello…… te pones de rodillas ante mi…….. acaricio tu nuca y con mi voz segura y decidida te digo

- Ya.

Intentas reaccionar rápido pero no lo consigues.
Yo te miro en silencio y me imagino a mi ángel tocando el violín. No puedo evitar sonreír.


Licencia de Creative Commons

Un deseo es un relato escrito por Nazgul publicado el 12-09-2022 20:11:54 y bajo licencia de Creative Commons.

Ver todos los relatos de Nazgul

 

 

27 No me gusta0
PARTICIPA!! Escribe tu opinión

MÁS RELATOS

 Una historia de piratas
 Escrito por dereck

 Solo mio
 Escrito por Zorra de Diego

 Políticamente incorrecto 3.2
 Escrito por Wilmorgan

 En la oficina
 Escrito por Lourdes



   ACCESO USUARIOS

   
   
   
   BÚSQUEDA AVANZADA