Tiempo estimado de lectura de 4 a 5 minutos

Nuestro primer encuentro
Escrito por Dark Black

La conocía de antes, no diré como, pero si puedo comentarles que era hermosa, rubia, no muy alta, de pechos grandes y firmes y unos ojos verdes que matan con solo mirar.

Nos encontramos en un bar alejado de nuestras casas, no queríamos ser descubiertos. Ella estaba triste, acababa de terminar con una relación muy importante y no podía recuperarse. Yo no tenía demasiados problemas simplemente quería tomar algo y despejarme, además de entretenerme con la contemplación de tan hermosos ojos.

Primero hablamos de la tristeza y las cosas malas, pero a medida que los vasos vacíos se amontonaban sobre la mesa pasamos a mejores temas.

La idea la tuvo ella, a mí jamás se me habría ocurrido, me dijo que le gustaba y que porque no dormía con ella, que necesitaba algo de sexo para sentirse mejor. Ustedes no comprenderán lo sorpresiva que me resultó su declaración, ella es muy reservada producto de una estricta educación y realizo la proposición de una manera tan dulce que se me hizo imposible rechazarla. Sin embargo para mí esto era muy riesgoso, la situación por la que nos conocíamos impedía que esto fuera bien visto, las personas que conozco jamás me lo perdonarían, por lo que me negué sin esperar la respuesta que ella me dio. Me dijo que nadie se iba a enterar que ella no se le diría a nadie y que además no quería nada de amor sino solamente sexo, terminó toda su argumentación con la siguiente frase "llévame a donde quieras y hazme lo que quieras".

Ella se dio cuenta por mi cara que había aceptado, pero que tenía dudas y agregó "todo lo que quieras, solamente voy a decir si".

Poco tiempo después estábamos entrando a un bonito hotel alojamiento cerca de donde nos habíamos encontrado, elegimos una habitación cara, estábamos de fiesta, iba ser la única que vez que lo haríamos y lo íbamos a hacer bien. Nos hicimos subir una botella de champaña y luego de probar todos los juguetes, luces y muebles de la habitación nos quedamos mirándonos el uno al otro. Me senté a los pies de la cama y me quedé observándola. Ella me miró con cara picara y se paró a un metro frente a mí. Yo era quien corría todos los riesgos y ella lo sabía por lo que me dedique a disfrutar de mi premio. Tomé una copa de champán y comencé a beberla mientras me perdía en sus ojos. Unos segundos después le pedí que se desnudara. Entendió perfectamente que debía hacerlo de pie y frente a mí y comenzó a hacerlo lentamente, el juego le divertía. Sus pechos eran hermosos y ya sus pezones me indicaban que estaba excitada. Cuando terminó de quitarse la ropa me quede observándola otros instantes, estaba de pie, firme frente a mí esperando órdenes.

Le pedí que abriera un poco más las piernas cosa que hizo con notoria timidez, hermosos pelos rubios rodeaban su vagina. Le dije que se diera vuelta, sonrió como que la idea no le gustaba mucho pero lo hizo lentamente. Mientras contemplaba su culo me quitaba la ropa para estar en igualdad de condiciones. Le pedí que se pusiera de frente otra vez. Ahora ella se detuvo a observarme, mi pene ya estaba erecto y ella sonrió satisfecha al verlo.

Le dije que diera un paso al frente y lo hizo, como yo estaba sentado mi cara quedo a escasos centímetros de su vagina, la bese suavemente y comencé a lamerla muy lentamente, ella enseguida respondió a mis estímulos y comenzó a gemir, poco tiempo después comencé a jugar con mi dedo a la entrada de su vagina y poco a poco lo fui introduciendo. Con un suspiro lo recibió todo en su interior mientras mi lengua se divertía con su clítoris. Ella comenzó a perder un poco de estabilidad y puso ambas manos sobre mi cabeza. Tuvo un orgasmo de pie, frente a mí, mucho más pronto de lo que yo tenía en mente, pero la noche comenzaba.

Separé mis labios, retiré mis dedos y la mire a los ojos, estaba muy contenta, sin tener que pedírselo se arrodillo y lentamente comenzó a besarme el pene hasta que finalmente lo puso todo dentro de su boca. Tomé un poco de champaña mientras disfrutaba de la sensación, luego la obligue a mirarme a los ojos, quería ver esos hermosos ojos verdes chuparme la pija. No quería terminar en ese momento por lo que finalmente la aparte.

Le dije que se subiera a la cama y que se pusiera en cuatro patas, lo que obedeció entre risas. Mirando ese culo y ese pelo fui lentamente penetrándola, por un espejo ubicado frente a nosotros podía ver su rostro, tenía los ojos cerrados y gemía con cada penetración, por la cara que puso cuando le pedí que se pusiera así sabía que no era una de sus posiciones favoritas pero lo estaba disfrutando, pronto tuvimos un orgasmo juntos y me descargue completamente en su interior.

Descansamos un rato, y ella pronto quiso volverse a vestir, le dije que no lo hiciera y mi miró insegura unos instantes, le recordé su promesa y obedientemente volvió a recostarse desnuda sobre la cama a mi lado. Esta vez si se lo pedí y de una manera un poco brusca como reprimenda por haberse querido ir y pronto sus labios rodearon mi pene una vez más. Al rato le pregunte su alguna vez habían terminado en su boca. Me miró con los ojos muy abiertos y me dijo que no, que nunca habían terminado en otro lado que no fuera dentro de ella o en sus manos.

Tenía menos experiencia de la que yo creía, o su anterior novio era bastante conservador, pero mucho no me importó, me puse de pie y la hice arrodillarse frente a mí. Le explique que terminaría en sus tetas que eran muy hermosas y me tenían obsesionado. No dijo nada simplemente volvió a ponerse mi pene en la boca, cuando estaba sintiendo que venía el orgasmo lo sacó de su boca y siguió acariciándolo con su mano apuntando a sus pechos, la carga fue bastante grande y todos sus pechos terminaron llenos de leche.

Me hizo una sonrisa extraña, pero satisfecha, se puso de pie, luego fue al baño y abrió la ducha.

Esta no fue la única noche......


Licencia de Creative Commons

Nuestro primer encuentro es un relato escrito por Dark Black publicado el 31-01-2021 20:41:40 y bajo licencia de Creative Commons.

Ver todos los relatos de Dark Black

 

 

41 No me gusta0
Comentarios  
Ramses
0 #1 Ramses 15-02-2021 02:01
Me ha hecho recordar muchas cosas de hace tiempo, gracias
PARTICIPA!! Escribe tu opinión

MÁS RELATOS

 Gambito (de zapatilla) de Dama (2)
 Escrito por Slipper

 la esclava de Adam
 Escrito por joaquín

 Mi primera cita
 Escrito por Yania

 Silvia y Lily en la mansión de los gozos sombríos 4
 Escrito por Anejo



   ACCESO USUARIOS

   
   
   
   BÚSQUEDA AVANZADA