Tiempo estimado de lectura de 5 a 6 minutos

historia de una sumisa 5
Escrito por joaquín

Semen, lefa, corrida, leche de hombre… Como sumisa de Esmeralda tenía que ir haciéndome a la idea de que no solo me lo iba a tragar como si de agua se tratará, también de que lo harían mucho encima de mí y donde ellos quisieran.
Mi ama me dio un vídeo para que lo viera por la noche. En él aparecía una joven hermosa sentada totalmente desnuda en lo que a todas luces parecía un servicio de caballeros.
Los chicos empezaron a pasar uno detrás de otro con la única intención de correrse encima de ella.
No hacían nada más, solo pajearse hasta que se corrían salpicando el cuerpo de la joven.
A mí me resultó perturbador, durísimo y bastante denigrante ver como su hermoso cabello largo y negro poco a poco, corrida a corrida, se iba tornando blanco, o como los pegotes de semen se iban acumulando en su cuerpo. Para finalizar vi como la chica lamía todos los restos de semen del suelo a petición de su amo.
-¿Y bien, te gustó? - me preguntó al día siguiente.
-¿Cómo puede una mujer entregarse hasta ese punto? ¿Cómo puede denigrarse tanto?
-Laura es una esclava bastante especial. Está entregada completamente a los deseos y perversiones de su querido hermano. Este vídeo que viste fue su primera experiencia. Y así, tal cual estaba, la sacaron a pasear.
-¿No pensarás en hacer eso conmigo?
-No estás ni remotamente lista por ahora, solo recuerda como te has puesto por un par de corridas en el pelo. Debemos ir poco a poco y lo primero…
-¿Pero tienes pensado llevarme hasta ese punto? - pregunté escandalizada
-Te gustará, ya lo verás, solo confía en mí.
-Ferrocarril, ferrocarril, ferrocarrilllllllllllllllllllllllllllllllllllllll
Mi ama me pidió que me presentara al acabar el instituto en la terraza de un bar en plena plaza y para que voy a engañar al lector, había ido a regañadientes y renegando, pero había terminado cediendo como de costumbre.
-Pero mírate, si has venido. Un helado de vainilla, por favor. Y un tazón grande, con una cuchara. Muy bien, ¿Por dónde íbamos?
-Por ninguna parte.
Esmeralda abrió su bolso y me mostró un termo.
-¿Está lleno con lo que creo que está lleno?
-Puro zumo de hombre recién extraído de mis compañeros. Oh, gracias por el helado y el tazón.
-Señorita.
Como si fuera lo más natural del mundo, Esmeralda volcó el contenido del termo en el tazón y me lo ofreció.
Apestaba.
No podía ni imaginarme cuantas pajas se habían necesitado para llenar algo tan grande.
-¿De verdad me tengo que beber todo esto delante de todo el mundo? - pregunté en un susurro.
-Si quieres seguir conmigo, sí.
-¿Usando la cuchara?
-Sí, debes hacerlo de poco en poco. De un trago sería demasiado fácil.
¿Demasiado fácil? ¿En qué sentido sería demasiado fácil?
Cogí la cuchara, la metí dentro… y joder, que puto asco. Era tranquilamente lo más asqueroso que había visto en mi vida.
-Vamos, que no pasa nada, si está muy bueno.
-Esmeralda…
-Quizá unas galletas te ayuden. Unas galletas, por favor.
-Esmeralda… - repetí.
El camarero vino con unas cuantas galletas Fontaneda. Mi ama las hizo trozos y los echo en mi cuenco.
Mi estómago se revolvió al ver como los trozos se mezclaban con el semen hasta quedar completamente cubiertos.
-Come.
-¿Ferrocarril?
-Que comas.
-No sé para qué tengo palabra de seguridad si nunca me haces caso.
Me centré en el problema que tenía delante: Un tazón lleno de semen con trozos de galleta que debía comer en un espacio público.
Volví a meter la cuchara, la saqué llena, cerré los ojos…
-No cierres los ojos.
-Pero no puedo tragarme esto si lo estoy viendo.
-Sí que puedes, ya lo has hecho.
-Solo una vez, solo de un hombre y en privado, nada ni parecido a esto.
-Nadie sabe lo que está pasando aquí. Solo tú y yo.
-Y el camarero.
-Ese no cuenta. Y hazme caso, contra más dudes, peor va a estar.
-Sí ama.
Ella sonrió. Era la primera vez que la llamaba así, y aunque lo hice con la intención de molestarla, la verdad es que fue bastante reconfortante.
-Y recuerda, con los ojos abiertos.
Sí, con los ojos abiertos, para poder ver bien la asquerosidad que tenía delante.
Lefa con galletas.
Metí la cuchara, la saqué llena, abrí la boca… Y justo cuando me la iba a meter oí algo que me desconcertó.
-Esmeralda.
-¿Si?
-¿Esos que chillan por ahí son los chicos que han contribuido a esto?
-Sí.
-Eso pensaba. ¿Y qué hacen aquí?
-Quieren verlo. Les advertí que no hicieran ruido, pero ya conoces a los chicos.
-Esto ya es difícil de por sí. Elevar el nivel de dificultad no es lo más recomendable.
-Solo lo estoy haciendo más excitante.
No podía con ella. Es que no podía con ella.
La situación era realmente desesperante. Chicos vitoreando, gente cuchicheando y yo sin saber que hacer.
Volví a concentrarme en el problema que tenía delante, el tazón lleno de semen con galletas.
Volví a meter la cuchara dentro, a llenarla y acerqué mi boca al cubierto.
Me la metí dentro al fin mientras los chicos aplaudían.
Hijos de puta.
-Bien hecho. ¿A qué no ha sido tan difícil?
-Vete a la mierda.
Volví a meter la cuchara y sacarla llena y dí otro bocado.
-¿A qué te gusta?
-Esmeralda, por favor, cállate.
Volví a meter la cuchara, la saqué llena de semen y algún trozo de galleta. Y me la metí en la boca.
Los chicos volvieron a aplaudir.
-¿No puedes pedirles que se callen?
-No. Eso es lo divertido.
-Pero estamos dando mucho el cante.
-No temas, nadie se está enterando de nada.
Ya, claro, lo que ella dijera.
Volví a meter la cuchara y sacarla llena. A la boca otra vez mientras los chicos vitoreaban y pedían otra.
-Esto es demasiado.
-No te quejes tanto y termina, que solo te quedan unas pocas cucharadas más.
-¿Puedo bebermelo? De un trago y acabó con esto.
-No.
-Esmeralda…
-No. A cucharadas.
Puse mi mejor cara de cabreo mientras volvía a meter la cuchara, la llene, la lleve a la boca y los chicos aplaudieron… Y qué demonios, me coloqué en dirección a donde estaban los chicos y relamí la cuchara.
-No me seas cría.
Volví a meter la cuchara, la llené y me la metí en la boca. Pero está vez no tragué y abrí la boca para que mi ama pudiera ver su interior lleno de semen.
-No se hacen guarradas mientras se come.
-Ta ta ta - mencioné mientras me metía otra cuchara llena en la boca.
Y de esta forma, cucharada a cucharada y entre los vítores de los chicos adolescentes que habían contribuido a llenarlo, me terminé mi primer tazón de semen. Incluso relamí el fondo al terminar.
-Bien hecho. Estoy muy orgullosa de ti.
-Gracias ama.
Y fue así como me salió, sin dobles intenciones por mi parte. A pesar de que Esmeralda era un ama cruel, severa, muy dura… y bueno, una auténtica hija de puta para la que yo era simplemente un juguete en sus manos, la verdad es que en el fondo, muy muy en el fondo, la apreciaba.
-Puedes tomarte la tarde libre. Sobre las nueve pásate por mi habitación para que pueda tratarte como te mereces.
-No sé si puedo seguir con esto.
-Claro que puedes.
Me besó.
De nuevo.
Ella sabía a vainilla y yo, bueno, no sé.
Pero me besó para jolgorio de los chicos que miraban.
-A las nueve te espero. Y vosotros chicos, os he dicho que miraseis en silencio.
-Venga ya, ha sido muy divertido.
Me quedé embobada viendo como el grupo se alejaba hasta perderlos de vista.
-¿Un día duro? - Preguntó el camarero.
-No - respondí. - A decir verdad no tanto como yo creía.

He decidido poner a la venta en Amazón tanto está historia como un par de relatos que tenía guardados almacenando polvo en el disco duro. Se titulan "Elena" y "La nieta de Don Pablo". Muchas gracias a los compradores así como a Andrea por la estupenda foto que me mandó para las portadas.


Licencia de Creative Commons

historia de una sumisa 5 es un relato escrito por joaquín publicado el 04-03-2022 19:58:14 y bajo licencia de Creative Commons.

Ver todos los relatos de joaquín

 

 

58 No me gusta0
Comentarios  
jtm1111
0 #2 jtm1111 06-03-2022 16:25
Muchas gracias. Bueno, he dejado el enlace a dos historias cortas escritas por mi, así que de alguna forma ya he dado el primer paso.
Naima
+1 #1 Naima 06-03-2022 15:26
me encanta tu manera de escribir XD, deberías escribir un libro
PARTICIPA!! Escribe tu opinión

MÁS RELATOS

 Mi liquidación
 Escrito por Sonia VLC

 El encuentro
 Escrito por Nina Sharp

 Mi primera vez
 Escrito por Sonia VLC

 En la oficina
 Escrito por Lourdes



   ACCESO USUARIOS

   
   
   
   BÚSQUEDA AVANZADA