Tiempo estimado de lectura de 6 a 7 minutos

De esposa a esclava
Escrito por eliregina

Extraño la leche que tragaba casi todas las mañanas. Su polla en mi garganta atragantada con su semen y una mano fuerte apretando mi cuello, limitando mi aire al tiempo de tragarlo.
Era nuestra forma de comenzar el día.

Dejó de follarme.
Tiene una amante joven y está muy caliente con ella. Pasa varios días sin venir a casa.
Simple. Doloroso para mi.
Nos vamos a divorciar.
Quiere ser libre.

Me siento sola, triste y enojada.
Extraño el sexo. Lo amo.
Miro nuestros vídeos sexuales y me veo caliente y feliz, dándole el placer que quiere.
Mamando su polla, tragando su leche con la avidez de la calentura y del amor. Me veo lamiendo y chupando su culo, cogiéndolo con mi lengua . Y nuestros orgasmos apasionados. Su poderosa verga, adueñándose de mi cuerpo totalmente entregado a él. Yo cumpliendo sus órdenes sin vacilar.

Todo terminó. No me quiere más. Otra mujer le da placer .
Quiero que regrese, que me folle el culo, la boca, el coño, que me humille,me castigue, me imponga penitencias.

Hoy mi Amo vino a casa con un abogado, para iniciar el trámite de divorcio.
Me arrodillé, besé sus pies y supliqué sin orgullo ni dignidad. Desesperada. Me aferré a sus piernas.
Se desprendió de mi.

El abogado, abochornado, me levantó del suelo donde merezco estar, por no saber satisfacer a mi esposo.

Me habló con voz tranquila y me dijo:
Sra, si firma este documento renunciando a todos los bienes materiales que le corresponden y también firma la solicitud de divorcio, su esposo y su nueva mujer le permitirán vivir con ellos en esta casa.
Aquí se estipula que usted se convertirá en su esclava doméstica. Realizará todas las tareas del hogar y aceptará a su nueva mujer como su AMA.
Me miraba con piedad, mientras mi esposo hablaba por su móvil. “Tenga en cuenta que no tendrá usted nada Sra. Dependerá totalmente de ellos.”

Firmé todo sin dudarlo. No quiero contrariarlo. Quiero complacerlo.

Ahora soy una mujer que no tiene absolutamente nada y soy propiedad de mi ex. Y de su mujercita.
No me importa. Con tal de vivir con él, en la misma casa, me arrastro en el lodo que venga.

Soy esclava. Perdí mi independencia pero estoy cerca del hombre que amo. Aunque me degrade, humille y folle a otra, estoy más que dispuesta.

Y aquí estoy.
Instalada en la habitación de servicio y vistiendo un lamentable y pacato uniforme que me compró mi Ama. Sin días libres y siempre cuidando el hogar. La esclava ideal. Además, feliz por tenerlo cerca.
Los escucho follar a toda hora y me siento caliente. Quiero compartir su cama. Quiero masturbarme. Pero todo esos”quiero” están prohibidos para mí, bajo amenaza de ponerme un cinturón de castidad si me toco el clítoris.

Mi Ama es quien me da órdenes y he recibido varias cachetadas cuando algo no le gusta.
La primera vez que me pegó, yo le respondí “ Gracias Ama por disciplinarme. Lo haré mejor “ .
Se sorprendió con gusto y comenzó a golpearme con más frecuencia.
Y yo siempre con la misma respuesta.
Un día, después de unos golpes, me ordenó arrodillarme en un rincón “en penitencia “ Permanecí varias horas, porque creo que se olvidó de mí. Hasta que llegó mi adorado Amo y me llamó. No tuve claro qué hacer, si seguir en la penitencia o acudir al llamado.
Mi Ama se lo aclaró a su hombre y él la apoyó.
No obstante le dió a su mujer algunas indicaciones que escuché asombrada.
“ Puedes castigarla cuando quieras, pero evita golpear su cara. Golpea sus tetas, su culo, su coño o cualquier otra parte de su cuerpo. Y puedes hacer que se arrodille sobre sal gruesa o sobre arroz.
También puedes vestirla como la perra esclava que es y ordenarle trabajar en 4 patas. Te va a resultar divertido, especialmente cuando te visiten tus amigas”

Esto va tomando un buen camino para mi. Sólo de escuchar esas indicaciones me mojé pensando en las humillaciones que sufriría y disfrutaría.
Más aún cuando le entregó las llaves del espacio de “castigos” que posee.
A mi Ama le brillaban los ojos y se le aceleró la respiración.
Escuché al Amo decir “ la conozco profundamente y estoy seguro que tiene el coño hinchado y empapado por la calentura “ Era cierto.
“ Puedes hacer con la esclava lo que quieras, que la puta te respetará más “ “ Castígala duro y será tu perra fiel”.

Mi Ama ha comenzado a usarme sexualmente para hacer todo lo que a ella no le gusta, le da asco o deja marcas en su cuidada piel.
Se complace ordenándome satisfacer las perversiones del Amo, que no son pocas. Y es evidente que él disfruta mi situación de esclava. Y yo también.

Hoy me ordenó ir desnuda a su dormitorio. Cuando llegué llamó al Amo.

-Amor, la esclava está aquí, pronta para lo que tú quieres. Yo los filmo,así después nos divertimos mirando. Y lo podemos subir a internet.

Mi Amo salió del baño, se puso en 4 en la cama y ella me ordenó limpiarle el culo con mi lengua. Recién había cagado, así que me puse en obra con dedicación, abriendo con mis manos sus duras y bien formadas nalgas y presionando mi lengua para lamer fuerte y quitar todos los restos de mierda que tenía, comiéndolos sin asco. ( ya lo había hecho cuando era su esposa, después que te acostumbras, aumenta tu sentido de pertenencia )
El Amo gemía de placer y su gran erección fue disfrutada por el AMA, mientras yo seguía trabajando su culo ya limpio, hasta que eyaculó en la boca de su mujercita, que vino hacia mi y presionó mis mejillas para que abriera bien la boca, cosa que hice con gran placer. Escupió todo el semen que pudo en mi y yo tuve un orgasmo al sentir y tragar el sabor amado y por tanto tiempo negado.

El Ama se enojó por mi orgasmo y más tarde me castigó.

Me hizo arrodillar desnuda sobre piedritas de sal y golpeó mis tetas, pezones y culo, con una caña terrible. Se complacía con mis sollozos y me obligaba a agradecerle y pedirle más. “Ama, Gracias por ponerme en mi lugaaaar”, “soy una perra arrastrada y comemierda, castígame más Ama, me lo merezco”.
Y la mujercita me puso con gran sonrisa un soutien con tachuelas que se clavaron cruelmente en mis tetas y pezones y lo ajustó bien. Casi me desmayé del dolor inicial y después lo tuve que soportar durante 3 horas mientras les servía una suculenta merienda en la cama a los enamorados.

El dolor en mis tetas era insoportable, tanto que me hacía olvidar de las otras partes del cuerpo también golpeadas por placer del Ama.
Increíblemente,mi clítoris latía de deseo y sentía mis muslos mojados por los fluidos de mi coño.

Después de las 3 horas el Amo me hizo parar frene a su querida mujercita para que disfrutara de mi dolor y aspecto al quitarme el sostén de tortura.

De pie, manos detrás de la cabeza, piernas entreabiertas y la advertencia de 10 latigazos propinados por Él si me movía. No me faltó el deseo de moverme sólo para sentir la caricia ardiente del látigo dirigido por sus manos. Pero pudo más mi sentido de la obediencia y permanecí inmóvil, con la cara empapada por las lágrimas de dolor y el cerebro en una curiosa mezcla de dolor y placer.

Mi Ama filmaba y comentaba mi fealdad y el estado deplorable de mis lastimadas y sucias tetas, por las cuales corrían algunos hilos de sangre que excitaron a la pareja.

El Amo,en silencio, se acercó y las roció con alcohol y, lo siguiente que supe fue que desperté tirada en el suelo, dolorida y sola.
Me habían dejado desmayada en el piso de mi habitación.
A lo lejos, los oía conversar y reírse y después pasos y un golpe en la puerta que me indicó que salieron.

Como pude me puse de pie y llegué a mi cama, donde caí en un profundo sueño.
Al día siguiente me dolía todo el cuerpo, las tetas y los pezones que se veían muy lastimados. Como tenía prohibido tomar analgésicos sin el permiso de alguno de mis Amos, toleré el malestar mientras hacía mis tareas.

El Ama apareció sonriente y fresca, con aspecto satisfecho. Era la imagen de una hermosa joven bien follada por su hombre.
La serví en silencio, un poco lenta por los dolores. Aunque esos dolores lacerantes me producían sensaciones en el clítoris.
Me recriminó mi lentitud y me recordó que me había hecho merecedora de los 10 latigazos prometidos, porque cambié la posición ordenada cuando me desmayé.
“Si Ama, lo merezco por descuidada. “
Quedó satisfecha por la respuesta y me dijo que cuando terminara mi trabajo, me vistiera discreta , con uniforme, porque íbamos a salir juntas.

-Ama, puedo tomar un analgésico? me atreví a preguntar
- Analgésico? Para qué? Disfruta lo que obtuviste como esclava que eres.

Antes de vestirme, me ordenó tomar mis tobillos con mis manos, desnuda. Introdujo sin delicadeza, un vibrador grande en mi culo y me hizo poner una faja para sostenerlo adentro.
“Si lo expulsas sin que te lo ordene, sabrás de primera mano lo que es un verdadero castigo,esclava.”

Y me llevó a una peluquería. Tuve que sentarme de costado, en una posición forzada, por el dolor en nalgas y muslos y por el vibrador, que de vez en cuando accionaba con su celular y me tenía caliente, mojada y entregada.
Solicitó a la peluquera que me rapara la cabeza. No quedó nada de mi hermosa y larga cabellera. Mi cabeza calva y aceitada, brillaba.
“Ahora si tienes el aspecto de una esclava.”

Me sentía desprotegida sin cabello y con ganas de llorar, pero me contuve.
Cuando me vió el Amo, comió la boca de su mujercita con la lengua y finalizada esta demostración de amor me miró a mi y dijo: “perfecta esclava. Ahora te desnudas.”
Me puso un collar de cuero ajustado al cuello y con aros para futuros enganches. Y ahí mismo colocó y cerró una cadena de perro.

Mi Ama se reía alegremente y continuaba filmando.

En 4 patas mi Amo me llevó de la cadena y me ató a un árbol del jardín.
“Amor,ella es nuestra perra. La tendremos ahí un buen rato para ventilar sus heridas”
Tomó fotos, con mi cara a la vista y mi cuerpo en diferentes posiciones de perra que me iba ordenando.
“Seguro voy a hacer buen dinero, vendiendo los videos de ayer y estas fotos.”
El Vibrador que tenía metido en el culo dio lugar a un video, cuando lo expulsé siguiendo sus órdenes, como si estuviera cagando.

Todo esto los puso calientes, me hicieron desnudarlos lentamente y quedarme lejos, arrodillada, atada al árbol, mirando su pasión desenfrenada y perversa,porque mi presencia los excitaba más. La folló por todos sus agujeros, alabando su culo bien apretado y no estirado como el mío. ( lo estiró él en realidad pero ahora lo desprecia)

Me prohibieron masturbarme y como soy obediente vivo en un estado casi constante de calentura. Y aún están pendientes los 10 latigazos por el orgasmo no autorizado que tuve.

En resumen, pasé de esposa feliz y enamorada a esclava sexual porque sigo enamorada de mi Amo. Nunca me folla y el Ama no me permite orgasmos ni masturbarme y yo obedezco a conciencia porque me considero su propiedad.
Soy feliz en mi obediencia y en el subidón que me provocan los castigos y humillaciones a los que me someten.
Estimados lectores, si este relato les ha calentado, puedo contarles en otro, diversas prácticas que me han correspondido en este trío. Yo las he aceptado, a pesar de la vergüenza, por amor y porque soy sumisa a mi hombre desde el fondo de mi sexualidad y de mi alma.


Licencia de Creative Commons

De esposa a esclava es un relato escrito por eliregina publicado el 22-06-2022 05:20:25 y bajo licencia de Creative Commons.

Ver todos los relatos de eliregina

 

 

40 No me gusta0
Comentarios  
Domne
+1 #2 Domne 25-06-2022 01:11
Un Amo nunca debería de dejar de satisfacer a su sumisa. Es una lástima que una perra no se vea satisfecha en todos los sentidos. Fantástico relato
Raquel
+1 #1 Raquel 24-06-2022 20:19
Nunca había leído algo asi. Es bonito y tierno pero algo triste. Un 10
PARTICIPA!! Escribe tu opinión

MÁS RELATOS

 Esclavas de sus vecinos (1)
 Escrito por joaquín

 Mi querido Amo
 Escrito por pandora sum de Nazgul

 A tu merced
 Escrito por R.R. Insomne

 Mi primer fisting
 Escrito por Lourdes



   ACCESO USUARIOS

   
   
   
   BÚSQUEDA AVANZADA